HUMOR

Animales


Dos hormigas se encontraron en el botón del cinturón de una mujer. Despues de charlar un rato sobre sus descubrimientos, quedaron en que tomarían direcciones diferentes y luego se volverían a encontrar para contarse sus aventuras.

Siete días después, se encontraron, entonces una de ellas comenzó a contar: Mirá descubrí una zona con dos montañas muy suaves, esquiaba de día y dormía calentita en el valle en la noche.
La otra contó luego sus desventuras. Tuve que cruzar una selva muy tupida y caí en un agujero muy profundo. Cada vez que trataba de salir, quedaba agotado y de noche no podía dormir porque venía un gusano gigante y me vomitaba encima.



Un motociclista va a 150 km/h por una carretera y de pronto se encuentra de frente con un pajarito y no lo alcanza a esquivar. Por el espejo retrovisor ve que lo lanzo hacia arriba y lo hizo dar varias volteretas sobre el pavimento hasta quedar tendido.
No pudo contener el remordimiento y regreso a recogerlo.
El pajarito estaba inconsciente, como muerto, era tal la angustia del conductor que de todos modos lo recogio, le compro una jaulita y lo dejo en la casa asegurandose de poner un poquito de pan y agua para el accidentado.
Al dia siguiente el pajarito recupero la conciencia y al despertar se vio encerrado como en una carcel y exclamo en voz alta:
- Mierda! Mate al de la moto!



Una hormiguita le pregunta a un elefante al verlo tan grande: amiguito cuantos años tienes?
El elefante le contesta 1 año.
Luego el elefante le pregunta lo mismo y la hormiguita le contesta: También tengo un año, pero .... es que he estado muy enfermita!!!!










Una rata de laboratorio le dice a otra "yo tengo a mi científico tan adiestrado que cuando apreto ese botón, él me trae la comida".



En una ocasión caminaban por el desierto un forastero, su caballo y un perro. En cierto trayecto del camino el caballo no caminó más y exclamó: ¡Tengo mucha sed!
El forastero al oír al caballo hablar se asustó mucho, y corrió, corrió hasta quedar rendido de tan tremendo susto. El perro al ver a su amo, había hecho lo mismo; casi sin poder respirar el perro y el forastero, tendidos en la arena del desierto, el perro exclamó:
¡Vio que susto nos dio ese condenado caballo!







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED