HUMOR

Animales


Un día un conejito llega a una pastelería y le dice al pastelero: ¿Tiene pastel de zanahoria?
Y el pastelero le dice que no.
Pasan 7 días y regresa y le pregunta lo mismo y le contesta que no, así pasa un mes y un día el pastelero se acuerda y hace el pastel de
zanahoria.
y al día siguiente el conejito le pregunta que si tiene pastel de zanahoria
y el pastelero le responde que sí y el conejito le contesta:
¡Guakala!




Llega una señora a una tienda de mascotas y le pregunta al vendedor: Señor, estoy en un dilema, ¿Qué mascota me recomienda comprar?
El señor contesta:
Le recomiendo comprar un loro, para que tenga a alguien para platicar. Y la señora le dice:
¿Me puede mostrar al loro?
Claro que sí, mire, tenemos este loro que habla, si usted le jala la pata derecha dice cosas agradables y si le jala la pata izquierda dice puras malas palabras.
Y dice la señora:
¿Y si le jalo las dos?
y el loro contesta:
¡Pues me caigo!




Estaba un ratoncito de vacaciones y va a un hotel, y resulta que tiene que subir por el elevador y el encargado del elevador era un elefante y el elefante le pregunta: ¿Qué piso? Y el ratoncito le contesta llorando: Mi colita.











Un ladrón a la media noche se mete en una casa a robar. Entra por una ventana, y cuando está adentro en la oscuridad oye una voz que dice: ¡Jesús te está mirando!
Entonces, el ladrón se asusta y se detiene. Luego como ve que no ocurre nada continúa. Y de nuevo la voz le dice:
¡Jesús te está mirando!
El ladrón asustado prende la luz y ve que la voz venía de un loro que estaba en una jaula, y el ladrón le dice:
¡Ahhh que susto me diste! ¿Cómo te llamas lorito?
Y el loro le responde:
Me llamo Pedro.
Pedro es un nombre extraño para un loro.
Y el loro le contesta:
Más extraño es el nombre Jesús para un Doberman.




Este era una vez un hombre que quería comprar un loro. Entra a una tienda de animales y ve a tres loros; el primer loro cantaba karaoke y pregunta: ¿Cuánto cuesta este loro?
El vendedor le responde:
20.000 dólares.
El señor pregunta por el siguiente loro que cantaba operas.
¿Cuánto cuesta este otro loro?
El vendedor le responde:
30.000 dólares.
Luego el comprador pregunta por el último de los loros que estaba mal vestido, despeinado y fumando.
¿Y cuánto cuesta éste?
El vendedor le responde:
100.000 dólares
El comprador le pregunta:
¿Por qué este es tan caro?
El vendedor responde:
Porque éste es el que escribe las canciones, le pone la música, y prepara los conciertos.







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED