HUMOR

Animales


En un pabellón en construcción se hallaba una hormiga acicalándose, poniéndose guapa.
Pasó por allí otra hormiguita y le preguntó:
¿Qué haces? ¿Por qué te acicalas tanto?
¡Calla, calla!, contestó nerviosa la primera. Es que al mediodía, he oído decir a los obreros, que ésta tarde llega el HORMIGON.




Era una señora que tenía demasiados puercos y no sabía qué hacer con tantos. Un día le dijo a su hijo que tenía que deshacerse de ellos. El hijo se pregunta:
¿Cómo lo haré? ¡Ah, ya sé, a cada persona que pase le aventaré un puerco! En eso que va pasando una viejita, y sas que le avienta uno. Después pasó un joven, y sas que le avienta otro; en eso va pasando un borracho, y sas que le avienta otro. Entonces el borracho le grita:
¡Por qué no me avienta a su madre!
¡Y sas, que le avientan a la puerca!




Había una vez unas hormiguitas que estaban cansadas que un elefante les rompiera el hormiguero, cuando éste se acercaba a una planta para comer. Entonces, las hormigas se pusieron de acuerdo, la próxima vez que venga el elefante, nos subimos arriba de la planta y nos tiramos encima de él y lo picamos todo. Así sucedió, vino el elefante y las hormiguitas se subieron a la planta y se le tiraron encima y lo empezaron a picar. El elefante comenzó a sacudirse y se cayeron todas las hormigas, salvo una que quedó enganchada del cuello. Entonces, las otras hormiguitas le gritaban desde abajo:
¡Ahórcalo! ¡Ahórcalo!











Dios estaba creando el mundo y le estaba poniendo el nombre a los animales:
-Tu te llamaras gallina-
-Tu te llamaras caballo-
-Tu te llamaras burro-
Y siguio poniendoles sus nombres y después el burro pregunta:
-¿Cómo me llamaba yo?-
Y dios contesta:
-Burro-
Después de 3 minutos más, el burro pregunta:
-¿Cómo me llamaba yo?-
-Burro-
Y asi cinco veces más le vuelve a preguntar:
-¿Cómo me llamaba yo?-
Él le responde:
-Burro idiota-
Y el burro dice:
-Yo ya me estaba aprendiendo el nombre y usted ahora me dice el apellido-



Este era una vez un hombre que quería comprar un loro. Entra a una tienda de animales y ve a tres loros; el primer loro cantaba karaoke y pregunta: ¿Cuánto cuesta este loro?
El vendedor le responde:
20.000 dólares.
El señor pregunta por el siguiente loro que cantaba operas.
¿Cuánto cuesta este otro loro?
El vendedor le responde:
30.000 dólares.
Luego el comprador pregunta por el último de los loros que estaba mal vestido, despeinado y fumando.
¿Y cuánto cuesta éste?
El vendedor le responde:
100.000 dólares
El comprador le pregunta:
¿Por qué este es tan caro?
El vendedor responde:
Porque éste es el que escribe las canciones, le pone la música, y prepara los conciertos.







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED