HUMOR

Animales


Dos vecinos el uno afanadísimo le dice al otro:
Vecino, perdóneme que mi gato mató su perro.
Pero cómo, debe estar equivocado, cómo es posible que su gato mate mi perro si es un Doberman.
Sí señor, y el mío es hidráulico.




En cierta ocasión, la oficina de emergencias, recibe una llamada de una persona histérica.
¡911! ¡911! ¡Rápido por favor, mándeme una ambulancia, la policía, a los soldados, es más, hasta los de emigración, pero de una vez!
Atónita, la operadora responde:
Señor, espere, cálmese, ¿cuál es su emergencia?
¡Hay un gato en la ventana! Grita la voz.
Ay señor, dice más aliviada la operadora, ¿todo este escándalo por un gato?
Sí, pero apúrese, ¡Está usted hablando con el perico!




Venía un zorro y un perro, el zorro se lleva por delante al perro y le dice:
I'm sorry.
Y el perro le contesta:
I'm perri, mucho gusto.











Una vez un mosquito hembra le decía a su hijito larva:
Hijo, cuando seas grandes no salgas al mundo porque el mundo es malo. Un día el mosquito desobedeció a su madre y salió a recorrer el mundo, y cuando regresó le dijo a su madre:
Madre eres mentirosa.
La madre muy extrañada le pregunta el por qué, y el hijo le responde: Porque cuando salí a recorrer el mundo, todos me aplaudían.




Este era un perico que se la llevaba enfadando a su dueño y le decía: ¡Quiero galletas! ¡Quiero galletas!
Y el dueño le decía:
Si sigues enfadando te voy a sacar todas las plumas de la cabeza. Y el perico seguía enfadando:
¡Quiero galleta! ¡Quiero galleta!
Entonces el dueño se enojó y le desplumó la cabeza.
Y estaba el perico triste y pelón y se fue a la ventana a llorar, en eso pasa un pelado y el perico le grita:
¡Tú también querías galletas! ¿Verdad?







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED