HUMOR

Atlantes





Tres atlantes conversando:
Yo tengo un gato que dice miau.
Yo tengo un perro que dice guau.
Yo tengo un tarro que dice azúcar.




Pepe y Manolo estaban conversando una tarde y Pepe le dice a Manolo: Oye Manolo, yo creo estar listo para una vacacioncita, pero este año quiero hacer algo diferente, distinto.
¿Y eso por qué, Pepe?, Le pregunta Manolo.
Pues, es que los últimos años que he seguido tus recomendaciones de donde ir, pues me ha ido muy mal. Hace como 3 años me has recomendado ir a Hawai, lo hice y María salió preñá. Al siguiente año me has sugerido ir a las Bahamas y María me ha quedado preñá otra vez. Y como si eso no hubiera sido suficiente, el año pasado me habéis dicho ir a Barbados, y por supuesto, María volvió a salir preñá, replicó Pepe.
Manolo le pregunta a Pepe.
¿Y qué pensáis hacer de diferente este año Pepe?
Pepe le dice:
Manolo, este año me llevo a la María conmigo.




Había un tipo con las dos orejas quemadas y su amigo le pregunta: ¿Por qué tienes las dos orejas quemadas?
El atlante le responde:
Porque estaba planchando y llamaron por teléfono y contesté con la plancha.
¿Y la otra?
Porque el muy idiota volvió a llamar.











Venancio está con su mujer y ésta le dice:
Vamos Venancio que quiero unos zapatos de cocodrilo.
Y Venancio se va con su amigo Manolo y le dice:
Manolo, que dice mi mujer que quiere unos zapatos de cocodrilo, ¿me acompañas a la selva?
Total llegan a la selva y cazan como cien, después se acerca Venancio a Manolo y le dice:
Manolo ya no más quedan 2 si ninguno de ellos tiene zapatos nos vamos.



Van dos atlantes y le pregunta uno al otro:
¿Te vendo un caballo?
Y el otro le contesta:
¿Y yo para qué quiero un caballo vendado?







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED