HUMOR

Atlantes


Un atlante que no tiene idea de inglés, va a los Estados Unidos. El hombre queda muy asombrado con todas las estructuras y edificios que ve, pasando junto a la Estatua de la Libertad le pregunta a un señor:
Oiga, ¿Quién hizo esa estatua tan grande y tan bonita?
El señor no le entiende y le contesta:
What?
Luego el hombre sigue su rumbo y pasa por el puente de Brooklyn, y pregunta a otro señor:
Oiga, ¿Quién hizo ese puente tan grande?
Como tampoco le entiende le contesta:
What?
El hombre sigue caminando y pasa por el Empire State Building y pregunta: ¿Quién lo construyó?
Le contestan:
What?
Y de repente pasa un cortejo fúnebre y el hombre pregunta:
¿Quién es el desafortunado?
Y le contestan:
What?
Y él dice:
¡Ay! ¡Pobre what se murió y no lo pude conocer!




Un atlante se encuentra en un casino de las vegas frente a una máquina de sodas. El atlante introduce unas monedas presiona un botón y recibe una soda, vuelve a introducir otras monedas y recibe otra soda y vuelve a introducir otras monedas y recibe otra soda más. Un señor se acerca y le dice:
Señor, ¿Podría utilizar la máquina, por favor?
A lo que el atlante responde:
¡Aléjese! ¿No ve que estoy ganando?




Había un hombre muy tonto por nombre Rafael, pero todos lo llamaban Raffy. Ahora, resulta que Raffy tenía un amigo que se creía muy listo. Un día, Raffy fue a visitar su amigo a las 10 de la noche, y cuando llegó a su casa, entra y ve que su amigo está viendo la tele.
¿Qué miras?, le pregunta a su amigo.
En respuesta él le dice:
Raffy, mira este hombre en las noticias que está a punto de tirarse de un edificio.
Raffy lo ve y dice:
Yo no creo que él vaya a tirarse.
Su amigo le dice:
Pues, yo digo que sí. Es más, estoy tan seguro que sí lo va a hacer que te apuesto $20 que sí lo hace.
Raffy, seguro que el hombre no se va a matar, acepta y el hombre se tira. Cuando Raffy va a darle el dinero a su amigo, su amigo rehúsa coger el dinero, y le dice:
Raffy, mi amigo, no te puedo robar, esas noticias ya yo las vi a las cinco de la tarde.
Raffy, confundido por lo que su amigo le acaba de decir, le dice: Yo las vi también, pero caramba, yo no pensé que se iba tirar dos veces.










Se encuentran dos atlantes y uno le dice al otro que se fije si sirve la luz direccional de su carro.
Uno de ellos va a la parte de atrás del carro y dice:
Sí sirve, no sirve, sí sirve, no sirve...




Oye Manolo, te invito a una fiesta de 15 años.
-Bueno, pero yo a los tres meses me vuelvo.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED