HUMOR

Atlantes


Una vez llegan 2 compadres regiomontanos a la ciudad de México y en un almacén ven una tina de hidromasaje que a uno de ellos le gusta mucho, entonces el dependiente de la tienda le ofrece enviarla a su domicilio en Monterrey sin costo adicional. Después de 15 días se encuentran los compadres en la calle y uno le pregunta al otro:
¿Compadre que pasó con su tina?
Pues no sé compadre, no me la han enviado.
A lo que el otro responde:
Pues, mándeles un fax compadre.
No, como cree, un fax sale muy caro.
Bueno, mándeles una carta.
¿Qué le pasa?, los timbres, el papel, el sobre, ni loco, sale muy caro. Bueno, mándeles un telegrama, así sólo le cobran por palabra, sale más económico.
Tiene razón compadre, así lo voy hacer.
Una semana después se encuentran de nuevo los compadres.
Compadre, ¿Qué pasó? ¿Ya envió el telegrama?
Sí compadre, pero no recibo contestación.
Pues, ¿Qué les puso compadre?
Véalo usted mismo.
Y al verlo ve una "¿i?"
¿Una "i"?
Sí compadre.
¿Pero dígame qué "i"?
Pues, una "i" latina.
Por eso compadre, ¿"i" latina?




Dos Atlantes deciden poner una zapatería, y averiguan que los mejores zapatos son los de cocodrilo. Entonces, alquilan un gran bote y se van a cazar cocodrilos. Después de haber cazado más de 50, uno de los atlantes muy molesto le dice al otro:
Mira, Pedro, si el próximo cocodrilo que chapamos no tiene ZAPATOS, para mí se acabó la cacería.




Esta un jugador de fútbol bañandose y lo ve su amigo y le dice:
¿Por qué te bañas antes del partido?
Y le contesta:
Porque el maestro me dijo que juege limpio.











- Luis ¿dónde estuviste?
- En una clínica donde te quitan las ganas de fumar.
- ¡Pero si estás fumando!
- Ya... pero sin ganas.




Un atlante que no tiene idea de inglés, va a los Estados Unidos. El hombre queda muy asombrado con todas las estructuras y edificios que ve, pasando junto a la Estatua de la Libertad le pregunta a un señor:
Oiga, ¿Quién hizo esa estatua tan grande y tan bonita?
El señor no le entiende y le contesta:
What?
Luego el hombre sigue su rumbo y pasa por el puente de Brooklyn, y pregunta a otro señor:
Oiga, ¿Quién hizo ese puente tan grande?
Como tampoco le entiende le contesta:
What?
El hombre sigue caminando y pasa por el Empire State Building y pregunta: ¿Quién lo construyó?
Le contestan:
What?
Y de repente pasa un cortejo fúnebre y el hombre pregunta:
¿Quién es el desafortunado?
Y le contestan:
What?
Y él dice:
¡Ay! ¡Pobre what se murió y no lo pude conocer!







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED