HUMOR

Atlantes


Había un General sentado en su silla cuando un oficial entra al cuarto y le dice:
General, se nos escapó el prisionero.
El general bien enojado y furioso le pega al escritorio con su mano y dice:
¡Cómo que se les escapó! ¡Que no les había dicho que vigilaran todas las salidas!
El oficial dice:
Sí general, es que se nos escapó por una entrada.




Van dos atlantes y le pregunta uno al otro:
¿Te vendo un caballo?
Y el otro le contesta:
¿Y yo para qué quiero un caballo vendado?




El vecino de un atlante estaba cortando el pasto cuando ve salir a su vecino que se dirige a mirar el buzón para las cartas, da un portazo y entra muy enojado a su casa.
Al rato se repite la misma historia, sale el atlante, revisa el buzón de su correo, da un portazo y entra a la casa muy enojado.
Al ver a su vecino tan molesto le pregunta:
Manolo, ¿qué te pasa que estás tan enojado?
Es que la computadora estúpida dice "tienes correo" y vengo a ver y no hay nada.











Una vez iba un atlante por la carretera a 100 km/h, de pronto vio un letrero que decía disminuya a 80 km, entonces el señor bajó la velocidad a 80 km/h, luego otro que decía disminuya a 60, bajó la velocidad a 60 km/h, luego otro disminuya a 30, el señor disminuyó a 30 km/h, más adelante otro disminuya a 10 y disminuyó a 10 km/h, cuando de pronto vio otro letrero que decía:
¡Bienvenidos a Disminuya!




Una vez, dos atlantes caminaban por un puente que cruza un gran río, de pronto uno resbala y cae al agua, y desesperado grita a su compañero: ¡Venancio, Venancio que hago!
¡Nada Pacorro, nada!
Y Pacorro se ahogó.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED