HUMOR

Atlantes


En un avión iba el Papa, el presidente Clinton, un atlante, un jipi y la tripulación del avión. En pleno vuelo el avión comenzó a fallar, el capitán del avión se dirigió a los cuatro pasajeros y les informó que el avión se iba a caer, pero que tenía otro grave problema:
Solamente tenemos tres paracaídas por lo que uno de ustedes debe
sacrificarse por el resto.
Entonces, el presidente Clinton dijo:
Señores yo me debo salvar porque la paz del mundo depende de mí y se lanzó.
El atlante dijo:
Yo me salvo porque después de quién se burlan, y se lanzó.
Entonces el Papa le dijo al jipi:
Hijo, yo ya cumplí en este mundo mi labor, sálvate tú.
El jipi le respondió:
Santo Padre no se preocupe, quedan dos paracaídas porque el atlante se lanzó con mi mochila.




Un atlante le dice a un japonés, ¡hola! y el japonés le responde: Las doce y tleinta.




Iba caminando un atlante por las calles de Atlantilandia, cuando de repente se encuentra una lámpara mágica. El atlante inmediatamente la limpia y aparece un genio. El genio le dice:
Te concederé un deseo, pero rápido porque tengo mucha prisa.
El atlante rápidamente dice:
Ya sé, quiero una autopista de aquí hasta los Estados Unidos.
El genio dice:
No, no puede ser, es mucho material, algo más fácil y rápido.
A lo que el atlante dice:
Tú sabes que todo el mundo dice que los atlantes somos muy tontos, bueno, quiero que a todos nos hagas más inteligentes.
A lo que el genio le dice:
¿De cuántos carriles quieres la autopista?











Este era un alemán que nunca en su vida había pedido prestado dinero, y un francés que nunca en su vida había prestado dinero.
Un día estos 2 se encuentran en una tienda, se hacen amigos y el alemán le pide prestado dinero al francés, este aceptó, y decidieron que el alemán se lo abonara a una cuenta de banco.
Pasaron muchos años, y el alemán no le pagaba al francés, pero un día, se encontraron en la calle.
El francés, con una pistola, empezó a gritar:
¡Si no me pagas te mato!
Y el alemán corrió para esconderse y llegó a una cantina atendida por un atlante.
El francés lo encontró, pero como el alemán no tenía dinero dijo: ¡Ni muerto te pago!, y se disparó
A lo que el francés contestó:
¡Aunque sea, pero en el infierno me pagas!, y también se disparó. Anonadado el atlante dice:
¡Hombre! ¡Yo por nada del mundo me pierdo esta pelea!, y se dispara.



Esta un jugador de fútbol bañandose y lo ve su amigo y le dice:
¿Por qué te bañas antes del partido?
Y le contesta:
Porque el maestro me dijo que juege limpio.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED