HUMOR

Atlantes


Una vez un atlante que se ganó la lotería se compró un BMW, lo estaba probando y chocó muy duro. Lo llevaron a la clínica y un amigo le dijo: Pepe ¿Y cómo te pasó eso.
No, yo estaba estrenando mi carro. Metí 1 bien, 2 mejor, 3 rápido, 4 uff volando, 5 como un jet, y metí la r de rapidísimo, ¿Y no sé qué pasó?



¿Por qué los Atlantes no toman leche fría?
¡Porque no les cabe la vaca en la nevera!
¿Por qué los Atlantes no toman agua fría?
¡Porque pudieron meter la vaca en la nevera y no les cabe nada más!
¿Por que los Atlantes no usan el hielo?
Porque no saben la receta para hacerlo.
¿Por qué los Atlantes le disparan al agua?
Para matar la sed.
Un Atlante se encontraba limpiando un espejo, pasaba el trapo una vez, y se quedaba mirando con el ceño fruncido y volvía a pasar el trapo. A la tercera vez tiró el trapo al suelo y dijo:
Joder, ¡O limpias tú o limpio yo!




Iban 3 Atlantes por una ciudad de otro país, y mientras caminaban se quedaron viendo un edificio muy alto y se maravillaron. De pronto se les acercó un hombre y les dijo:
¿Les gusta este edificio?
A lo que respondieron:
¡Sí!
Bueno, les dijo, yo se los vendo bien barato, pero eso si, se lo tienen que llevar empujando hasta Atlantilandia. Pongan las maletas aquí, yo se las cuido.
Entonces, empiezan los atlantes dele y dele como 3 horas empujando el edificio, en ese momento pregunta uno:
¿Oye, este edificio se ha movido algo?
Pues, yo creo que sí, contesta otro, porque ya no se ven las maletas.










-¿Buenas tardes, señorita, está el doctor?
-No, atiende de tres a cinco.
-Bueno, voy a buscar cuatro más y vuelvo.




Tres amigos se reúnen para ir de cacería de osos. Antes de emprender la cacería van donde un anciano para preguntarle cómo se cazaban los osos. El anciano les dice:
Vayan a una cueva grande y dicen: ¡Sal oso, sal! Luego esperan media hora y cuando salga el oso le disparan. Al enterarse de esto se van los tres amigos a cazar. Luego de media hora, dos de los amigos regresan con sus osos. Uno de ellos regresa sucio, herido y moribundo. Entonces, uno de los dos amigos le pregunta qué le pasó y él les responde:
Fui a una cueva grande, grite: ¡Sal oso, sal! ¡Esperé media hora y me atropelló el tren!







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED