HUMOR

Atlantes


Esta era una vez dos atlantes que iban en camioneta a gran velocidad en el bosque, entonces uno le dice al otro:
Oye Venancio, ¿ya viste qué rápido van los árboles?
Sí, de regreso nos venimos en árbol.




Llegó un Atlante a comprar un boleto y le dice a la señorita:
¿Me da un boleto para Oaxaca?
Y la señorita se lo da. Al poco rato regresa y le dice a la señorita: Me da un boleto para Polonia, y la señorita le dice:
No, para Polonia no hay.
En eso le dice el Atlante a su compañera:
Ni modo Polonia, ¡Aquí te quedas!




Iba caminando un atlante por las calles de Atlantilandia, cuando de repente se encuentra una lámpara mágica. El atlante inmediatamente la limpia y aparece un genio. El genio le dice:
Te concederé un deseo, pero rápido porque tengo mucha prisa.
El atlante rápidamente dice:
Ya sé, quiero una autopista de aquí hasta los Estados Unidos.
El genio dice:
No, no puede ser, es mucho material, algo más fácil y rápido.
A lo que el atlante dice:
Tú sabes que todo el mundo dice que los atlantes somos muy tontos, bueno, quiero que a todos nos hagas más inteligentes.
A lo que el genio le dice:
¿De cuántos carriles quieres la autopista?











Un atlante le dice a un japonés, ¡hola! y el japonés le responde: Las doce y tleinta.




Estaba un señor en su rancho y llega un atlante y le dice al ranchero: Si te digo cuántos borregos tienes en ese corral, ¿me regalas uno? Pues órale, le dice el ranchero.
Y el atlante le dice:
Son 28.
El ranchero se quedó asombrado y le dice:
Pues, te lo has ganado.
Cuando el atlante ya se está yendo, el ranchero le dice:
Oye, si te digo de dónde eres, ¿me devuelves el animal?
Está bien, le dice el atlante.
Eres de Atlantilandia, responde el ranchero.
El atlante queda muy asombrado y le dice:
¿Cómo supo?
Porque te estás llevando al perro.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED