HUMOR

Atlantes


Tres atlantes conversando:
Yo tengo un gato que dice miau.
Yo tengo un perro que dice guau.
Yo tengo un tarro que dice azúcar.




Había un tipo con las dos orejas quemadas y su amigo le pregunta: ¿Por qué tienes las dos orejas quemadas?
El atlante le responde:
Porque estaba planchando y llamaron por teléfono y contesté con la plancha.
¿Y la otra?
Porque el muy idiota volvió a llamar.




Va un atlante caminando con un yeso en el brazo y otro atlante le pregunta:
¿Qué te pasó?
Me caí de una escalera.
Y el otro dice:
¡Que suerte que tenías el yeso!











Estaban dos atlantes platicando y uno le dice al otro:
Oye Venancio, ¿por qué estabas ayer tan triste y hoy estas tan feliz? Y le contesta:
Porque ayer me llegó una carta diciendo que mi mamá estaba muerta, pero de buenas se equivocaron, no era para mí sino que era para mi hermano.



Un Atlante se encuentra en un casino de Las Vegas frente a una máquina de sodas. El Atlante introduce unas monedas, presiona un botón, y recibe una soda. Vuelve a introducir otras monedas, y recibe otra soda. Y vuelve a introducir otras monedas, y recibe otra soda más. Un señor se acerca y le dice:
Señor, ¿Puedo utilizar la máquina, por favor?
A lo que el atlante responde:
¡Aléjese, aléjese! ¿No ve que estoy ganando?







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED