HUMOR

Autos





Es de noche y el autobús asciende a una velocidad espantosa. Los pasajeros dicen al ayudante:
Por favor, dígale al chofer que maneje más despacio.
Y el ayudante responde:
Uf, ¡Si yo despierto a ese chofer, me mata!




Iba un señor en una moto a 80 Km p/h en una carretera desértica. Cuando ve un aviso que decía: Disminuye a 50 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 50 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 30 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 30 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 10 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 10 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 5 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 5 Km p/h. Más adelante encuentra un último aviso que dice:
¡Bienvenido a Disminuye!




Un hombre toca el timbre de una casa, a lo que un niño lo atiende. ¡Hola! ¿Está tu padre?
El niño responde:
No, él no está. Le pisó un camión.
El hombre expresó sus condolencias, y le preguntó si su madre se
encontraba en casa.
El niño responde:
No, ella no está. Un camión la pisó.
El hombre ya un poco desconcertado e impaciente le pregunta:
Pero, ¿no se encuentran por casualidad tus hermanos, tu abuela o tu abuelo?
El niño responde:
No, ellos tampoco están. A todos les pisó un camión.
El hombre se sorprendió muchísimo y le replicó:
Pero, ¿dónde te encontrabas tú, cuando a todos les pisé el camión? ¿Yo? ¡Yo estaba manejando el camión!











Un día un paletero iba caminando por una vía principal en la ciudad a eso de las 6:00 de la tarde. A la vez, un motociclista de entrega de pizza iba apurado porque se le acababa la media hora de entrega. Iba esquivando los carros y metiéndose por donde veía un espacio. En una de esas se le tira el paletero (vendedor de helados) en frente y lo choca.
El pobre repartidor de pizza empezó a gritar:
Ay, ¡Maté al paletero! ¡No puede ser!, señor paletero, dígame lo que tiene para decirle a la ambulancia, por favor, ¡Dígame lo que tiene!
En eso, el paletero abrió los ojos y empezó a murmurar:
Coco, limón, maracuyá...




Se encuentra un señor parado a la orilla de la carretera en la noche pidiendo aventón y estaba cayendo una tremenda tormenta, pero nadie se paraba, cuando de repente volteó y vio que para la curva venía un carro, y que se para. El señor sin dudarlo más se sube al carro y cierra la puerta, cuando de repente voltea y se da cuenta que nadie va manejando el carro, voltea hacia la carretera y ve que adelante había una curva y el señor empieza a rezar. Cuando al llegar a la curva se abre la puerta del chofer, entra una mano y mueve el volante en la curva, y así le sucede repetidas veces hasta que el señor no aguanta y se baja del carro y se va corriendo hasta el pueblo más cercano, entra a la cantina y a todos les empieza a contar lo que le sucedió. Como a la media hora llegan dos tipos todos mojados y le dice uno al otro:
Mira Juan, allá está el tipo que se subió al carro cuando lo veníamos empujando.







Más chistes de Autos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED