HUMOR - muygraciosos.com

Bares


Entra un señor en un bar y pide un café, el mozo lo trae y el señor se lo toma, pide la cuenta y el mozo le dice:
Son 26 pesos.
¿Cuántos? ¿Un café 26 pesos? ¿Usted está loco?
Entonces, el señor se acuerda que tiene 26 monedas de un peso y se las empieza a tirar de una detrás del mostrador, y así las 26 monedas. El señor se va y el mozo se quedó re caliente, este maldito, me tiró todas las monedas.
Vuelve el mismo señor a la semana, pide otro café, se lo trae el mozo y el señor se lo toma, cuando pide la cuenta el mozo le dice:
Son 26 pesos.
El señor saca un billete de 50 pesos y se lo da al mozo. El mozo va a la caja y le dice al cajero:
Mira, ahí está el maldito que me tiró las 26 monedas, dame el vuelto en monedas que lo voy a joder.
El cajero le da 24 monedas de un peso y el mozo se acerca al señor y le dice:
Aquí tiene su vuelto, y le tira de a una todas las monedas.
El señor saca dos monedas, las tira y le dice:
¡Mozo, otro café!




Este es un señor que entra en un bar y le dice al camarero:
¿Me puede traer una tortilla?
En esto que el camarero le pregunta:
¿Francesa o española?
Y el cliente le contesta:
Me da igual, no voy a hablar con ella.




Un hombre está en un bar y le dice al camarero:
-Le apuesto 200 dólares que yo orino en el vaso que está a 5 metros sin tirar ninguna gota de orina en el piso.
-Bueno le contesta el camarero.
El hombre piensa en el vaso, se concentra en el vaso y de pronto sale la orina, orina la mesa, el pool, el camarero y todo el bar.
-El hombre riéndose va al fondo del bar y habla con unos jóvenes y trae los 200 dólares y se los da al camarero.
El camarero le dice:
-Grandísimo estúpido acabas de perder 200 dólares.
Y el hombre le contesta:
-Ves aquellos jóvenes del fondo les aposté 500 dólares que orinaba en todo el bar y que vos no te ibas a enojar y mas encima te reirías.











Entra un hombre en un bar azotando las puertas y pregunta en tono grave y fuerte:
¿Dónde está el gallo?
Y nadie le responde, y replica de nuevo en tono aún más fuerte:
¿Dónde está el gallo?
Y terminando la frase se levanta un hombrón fornido y responde:
¡Aqui estoy!
Y el otro temblando de miedo le dice.
¡Despiértame a las cinco de la mañana por favor!





Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED