HUMOR

Borrachos


- Doctor, me tiemblan mucho las manos.
- ¿No será que bebe demasiado alcohol?
- Que va, si lo derramo casi todo.




Andaban dos compadres pescando, uno de ellos se encuentra una botella flotando, y al destaparla sale un genio.
Por haberme ayudado te concederé un deseo.
¿Ah, sí? ¡Quiero que toda el agua del lago se convierta en cerveza! Al instante, toda el agua se convierte en cerveza y el compadre le dice: ¡Ahora si que nos jodimos, compadre! ¡Vamos a tener que orinar en el bote!



Iba un borrachito a una cantina. Al entrar le dice al cantinero:
Deme una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el borracho contesta:
Ahorita no traigo dinero.
Por lo que lo saca a golpes. Al día siguiente vuelve a ir y dice: Dame una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el cantinero le cobra la cuenta y el borrachito contesta:
Se me olvidó traer el dinero.
Por lo que otra vez el cantinero la saca a patadas.
Al tercer día el borrachito vuelve a la cantina y le pide al cantinero: Dame una botella para mí, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero le pregunta:
¿Y a mí por qué no me mencionó?
Porque usted es bien violento cuando toma.











Llega un borracho que no entiende al médico, el médico le trata de demostrar que tomar licor es malo y se lo demuestra con una lombriz, primero la mete en un vaso con agua y la saca y no pasa nada, luego la mete a un vaso con vino y la lombriz muere en pocos segundos. Luego le dice a su paciente:
¿Ya ves lo que le pasa a los que toman mucho?
Sí doctor, contesta el borracho. ¡Nunca tendremos lombrices!




Una mujer, cansada de que su marido llegue borracho a casa todas las noches, decide darle un susto para que escarmiente.
Esa noche, cuando el esposo todavía no regresa de la juerga, se disfraza del diablo y lo espera en silencio en la oscuridad.
Apenas escucha girar la llave de la puerta, la esposa se prepara y en cuanto entra el hombre alcoholizado como siempre, cae encima de él gritando:
-"¡He venido a llevarte!"
El hombre mira con tranquilidad y responde:
-"Da lo mismo... ¡Hace veinte años que vivo con tu hermana!"







Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED