HUMOR

Borrachos


Este borracho se acostó en un banquillo del parque.
Llegó el policía y golpeó con la macana sobre el banquillo, y dice: aquí no se puede dormir. El borracho se levanta y cuando el policía sigue dando la ronda, se acuesta en otro banquillo. A los pocos minutos llega el policía de nuevo y golpea en el banquillo, y dice: te he dicho que aquí no se puede dormir. El borracho se levanta (refregándose los ojos) y le grita al policía: pues claro que no se puede dormir, tu golpeando y haciendo ruido con esa macana toda la noche. quién va a dormir...




Estaban dos amigos borrachos y uno le dice al otro:
¡Oye amigo! ¿Cómo se matan los elefantes azules?
Y el otro le dice:
Fácil, agarras un rifle para matar elefantes azules.
¡Aha! ¿Y cómo se matan los elefantes rojos?
Fácil, lo estrangulas hasta que se ponga azul, y lo matas con un rifle para matar elefantes azules,
¡Aha! ¿Y cómo se matan los elefantes verdes?
Facil, le cuentas un chiste hasta que se ponga rojo de la risa, lo estrangulas hasta que se ponga azul, y lo matas con un rifle para matar elefantes azules.
¡Aha! ¿Y oye, cómo se matan los elefantes amarillos?
¿Desde cuándo hay elefantes amarillos?




Hay un borracho caminando por la calle, entonces pasa una señora y le pregunta: Qué me puedo tomar para llegar al cementerio?, y el borracho le contesta: Veneno Señora, mucho veneno !!!











Estaban dos borrachos en un parque muy mareados, y uno de los borrachos dice:
Esa que está allá arriba es la luna.
Y dice el otro borracho:
No, ese es el sol.
Y siguen discutiendo hasta que pasa otro borracho y los dos borrachos le preguntan:
¿Esa es la luna o el sol?
Y dice el borracho:
Ay, yo no sé, yo no vivo por aquí.




Entra un borracho a una cafetería y pide el plato del día. Se sienta a comer y ya terminando, sólo le falta comerse una aceituna que por estar con tanto aceite, el borracho no la podía coger con el tenedor. Y la aceituna rueda para aquí, y rueda para allá. Dice el borracho:
¡Mesero! ¡mesero!, llevo media hora tratando de coger esta aceituna, y no puedo.
El mesero muy atento coge el tenedor y pincha la aceituna rápido y fácil. Y dice el borracho:
¡Así cualquiera, si ya yo la tenía cansá!







Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED