HUMOR

Borrachos


Este borracho se acostó en un banquillo del parque.
Llegó el policía y golpeó con la macana sobre el banquillo, y dice: aquí no se puede dormir. El borracho se levanta y cuando el policía sigue dando la ronda, se acuesta en otro banquillo. A los pocos minutos llega el policía de nuevo y golpea en el banquillo, y dice: te he dicho que aquí no se puede dormir. El borracho se levanta (refregándose los ojos) y le grita al policía: pues claro que no se puede dormir, tu golpeando y haciendo ruido con esa macana toda la noche. quién va a dormir...




Dos borrachos embriagados en un bar:
Antonio, estoy harto de mi mujer.
¿Por qué, Manolín?
Porque siempre tengo que hacer lo que ella quiere.
Pues yo tengo la solución, cuando subas a tu casa le dices, ¡María, a lavar!
Cuando Manolín sube a su casa le abre su mujer y ésta le dice:
Manolín, ya era hora.
Y éste contesta:
¡María, a lavar!
¿Qué?
¡A lavar, a lavar, a la bim, bom, bam, María, María, María y nadie más!



Un señor entra en un bar y dice:
Camarero, póngame una copa antes de la batalla.
El camarero se la pone.
Camarero, póngame otra copa antes de la batalla.
El camarero se la pone, y sigue así un buen rato.
Camarero póngame la última copa antes de la batalla.
¿Pero de qué batalla me habla usted?
De la que voy a tener contigo porque, no tengo ni un duro para pagarle.










Van dos borrachos por la nieve, uno ve a un perro San Bernardo con su barrilito de whisky, y le dice al otro:
¡Mira, por ahí viene el mejor amigo del hombre!
A lo que el otro contesta:
¿Sí y viene con un perro?




Iba un borracho por la calle y se encuentra con un policía. El borracho le pregunta al policía:
¿Cuántos morados tengo en la cara?
Cuatro, responde el policía.
Entonces me faltan tres postes para llegar a la casa.







Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED