HUMOR

Chistes Cortos


Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando salía en la
televisión, salía en todos los canales.




¿En qué se parecen los hombres a los calcetines?
En que sólo sirven para meter la pata.




Era un hombre tan vago, que cuando se murió sus amigos pusieron la siguiente inscripción en su tumba: "Aquí continúa descansando..."










Oye, ¿Qué es peor, la ignorancia o el desinterés?
Ni lo sé, ni me importa.




Oiga señor, quiero decirle que yo estoy enamorado de su hija y no por el dinero.
Y el tipo le responde:
¡Ah! ¿De cuál de las cuatro?
Ah no, de cualquiera, cualquiera.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED