HUMOR

Chistes Cortos


Había una vez un niño que estaba muy velludo, que le preguntaban a su mamá:
Disculpe señora, ¿a su hijo lo parió o lo tejió?




No desayuné pensando en ti, no almorcé pensando en ti, no cené pensando en ti, y no dormí porque tenía hambre.




El entrenador dijo:
Todos jueguen con cautela.
Y alguien dijo:
¿Y si Cautela no quiere jugar con nosotros?











Un ciego le pregunta a un cojo:
¿Qué tal andas?
Y el cojo le contesta:
Pues ya ves.




Cuando el viudo Martínez murió, dejó todo lo que tenía al orfanato. ¡Que bien!
¡Lo único que tenía eran doce hijos!







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED