HUMOR

Chistes Cortos


Cuando el viudo Martínez murió, dejó todo lo que tenía al orfanato. ¡Que bien!
¡Lo único que tenía eran doce hijos!




Oye, ¿Qué es peor, la ignorancia o el desinterés?
Ni lo sé, ni me importa.




Oiga señor, quiero decirle que yo estoy enamorado de su hija y no por el dinero.
Y el tipo le responde:
¡Ah! ¿De cuál de las cuatro?
Ah no, de cualquiera, cualquiera.











Este era un papá piojo y su hijito piojo, y estaban paseando por la cabeza de un calvo. El padre le dice a su hijo:
Hijo mío, cuando yo era joven, ésto era un hermoso bosque.




Te daremos el premio de consuelo y Consuelo se quedó sin su premio.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED