HUMOR

Chistes Cortos


Cuando una persona ayuda a un criminal antes de cometer un crimen, le llamamos cómplice.
Si le ayuda después de haber violado la ley, le llamamos abogado.



Había un hombre con tan mala suerte, pero con tan mala suerte, que se lanzó al vació y estaba lleno.




Era un hombre tan pequeño, tan pequeño, tan pequeño, que pasó por delante de una pastelería, se le hizo la boca agua, y se ahogó.











¡Mamá, mamá, en el colegio me estaban pegando una paliza!
¿Y te has vengado, hijo?
¡Hombre! ¡Si no me vengo, me matan!




Señor, ¿dónde es el frente?
¿El frente?, pues allá.
¡Que vaina!, voy allá y me dicen que acá.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED