HUMOR

Chistes Cortos


Era un cocinero tan feo, pero tan feo, que hacía llorar a las cebollas.



Toc,toc
¿Quién es?
Soy yo.
Abrió la puerta, y efectivamente era él.




En un autobús van unos bizcos turistas por París y dice el guía:
Si miran a la izquierda, verán a la derecha la torre Eiffel.











Era un ladrón tan, pero tan gordo, que la policía jamás lo pudo rodear.



Iba un señor en un taxi y le pide al taxista que lo deje en el semáforo, y el taxista le responde:
Yo lo dejo en la esquina, usted verá como se sube.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED