HUMOR

Chistes Cortos


Era un hombre tan vago, que cuando se murió sus amigos pusieron la siguiente inscripción en su tumba: "Aquí continúa descansando..."



Un ciego le pregunta a un cojo:
¿Qué tal andas?
Y el cojo le contesta:
Pues ya ves.




Se abre el telón y vemos a un hombre cocinando. Se baja el telón. Nuevamente se abre el telón, y ahora vemos a un hombre barriendo la casa. ¿Cómo se llama la obra?
MILAGRO DE DIOS.











Sabes que el otro día se cayó mi madre por el balcón y ahora está en el cielo.
Pues, ¡Cómo rebota tu vieja!




¡Mamá, mamá, en el colegio me estaban pegando una paliza!
¿Y te has vengado, hijo?
¡Hombre! ¡Si no me vengo, me matan!







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED