HUMOR

Crueles


Este era un concurso de latigazos, y eran muchos los participantes, las reglas: El que grita pierde, y así se inicia el concurso, se presentan muchos muy fuertes y fornidos, muchos llegan a los 20, otros pocos a los 30, antes de gritar "ya, ya, ya, por favor" entre todos sale un chavo muy delgado y débil y se decide a concursar, lo amarran y empiezan uno, dos, y así llegan a los 20 latigazos, y la gente se emociona, llegan a los 30 y la gente empieza a contar 31, 32, 33, mientras el joven con lágrimas en los ojos resiste y la multitud lo ovaciona:
¡Chiquiti-bun ala vin-von-va, el mudo, el mudo ra ra ra!




Una señora con su hijo estaban empujando el carro hacia el barranco y su hijo le dice:
Mamá, mamá, ¿por qué empujamos el carro?
Y la mamá le dice:
¡Cállate que se va a despertar tu padre!




Dice que una vez nació un tipo tan, pero tan feo, que el doctor dijo: Si no llora en diez segundos, es un tumor.











Chico cojo de pierna derecha, busca chica coja de pierna izquierda, para dar un paseo.




Era una vez un tipo que recorría la carretera en su vehículo y de repente, a la orilla de esta ve a un cerdito con una patita de palo, y asombrado detuvo la marcha y se dijo, no lo puedo creer y se bajó del auto y se dirigió a un ranchito que estaba frente al animal, y le preguntó a un campesino:
Disculpe la pregunta buen hombre, ¿Es suyo este cerdito?
Claro, ¿Por qué?
Oiga, ¿Le sucedió algo para que tenga una patita de palo?
Sí, lo que sucede es que una de mis hijas se encariño mucho con él, y por eso nos lo estamos comiendo poquito a poco.







Más chistes de Crueles Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED