HUMOR

Crueles


¡Mamá, mamá!, gritaba un niño.
¿Qué pasa hijo?, preguntó la mamá.
¡Un niño de la escuela me pegó!
¿Y quién era?
No sé como se llama.
Entonces, ¿cómo lo vamos a reconocer?
Aquí tengo su oreja, ¿crees que sirva de algo?




Había una vez un pollito llamado Pio mirando una asadera llena de pollos. Tiempo después llega otro pollito y le pregunta a Pio:
Pio, ¿qué estás mirando?
Nada, dice Pio.
Entonces, ¿qué estas haciendo le pregunta el pollito?
A lo que Pio responde:
Estoy esperando a que mi mamá se baje del carrusel.




Había una familia, tan, pero tan pobre que una vez a la hija menor le pidieron una contribución en la escuela para hacer una alberca (piscina) y al día siguiente la chiquita llegó con dos bolsas de agua.











Pues Manolo mi abuela se cayó de un séptimo piso y ahora esta en el cielo, pues que rebote tiene esa vieja




Era un tipo tan, pero tan feo, que cuando se murió, el diablo dormía con la luz prendida.







Más chistes de Crueles Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED