HUMOR

Crueles


Llega un ciempiés, muy desesperado, tocando la puerta de su casa y diciendo:
Papá, papá, ábrame, que me come un pollo.
Y el papá le dice:
¡Espérate hijito que me ponga los zapatos!




Dice que una vez nació un tipo tan, pero tan feo, que el doctor dijo: Si no llora en diez segundos, es un tumor.




Era una vez un tipo que recorría la carretera en su vehículo y de repente, a la orilla de esta ve a un cerdito con una patita de palo, y asombrado detuvo la marcha y se dijo, no lo puedo creer y se bajó del auto y se dirigió a un ranchito que estaba frente al animal, y le preguntó a un campesino:
Disculpe la pregunta buen hombre, ¿Es suyo este cerdito?
Claro, ¿Por qué?
Oiga, ¿Le sucedió algo para que tenga una patita de palo?
Sí, lo que sucede es que una de mis hijas se encariño mucho con él, y por eso nos lo estamos comiendo poquito a poco.











Dice la maestra a Pepito:
A ver Pepito, si yo digo "fui rica" es pasado, pero si yo digo "soy hermosa", ¿qué es?
Una gran mentira maestra.




Era un tipo con tanta mala suerte, pero con tanta mala suerte que para suicidarse, se tiro al vacío y estaba lleno.







Más chistes de Crueles Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED