HUMOR - muygraciosos.com

Dios


Golf Celestial

Estaban Moisés, Jesús y un viejito jugando golf. Llegan a un hoyo muy difícil porque estaba un lago en el medio.
Empieza Moisés y tira, la pelota viaja y cae exactamente en el lago y se hunde. Entonces Moisés camina hasta el lago y levanta el palo de golf, hace que se abran las aguas del lago, baja hacia donde había quedado la bola y de un golpe la saca del fondo. Luego con otro tiro la mete en el hoyo. La gente le aplaude emocionada!.
Después, tira Jesús. La pelota viaja otra vez y va caer en el lago, pero se detiene y queda suspendida sobre el agua. Entonces Jesús camina sobre las aguas y con un golpe preciso manda la pelota hasta el hoyo. La gente lo vitorea emocionada.
Por último, tira el viejito. La pelota va otra vez hacia el lago, y cae en él y se va hasta el fondo. De repente, sale del agua un pez con la pelota en la boca y en ese momento pasa un águila y lo pesca en pleno vuelo.
El águila se aleja en el cielo con el pez en el pico y entonces una nube negra aparece y sale un rayo que cae sobre el ave y la mata. Esta suelta al pez, el pez suelta la pelota... y la pelota cae exactamente en el hoyo!. Es la locura en el campo!, la gente aplaude enloquecida!!. Todos felicitan al viejito!!.
Jesús se acerca al viejito y le dice: - Caray papá, se te fue la mano.



Jesucristo estaba realizando uno de sus habituales paseos por el cielo, cuando de repente se cruza con un hombre de largas barbas, vestido con una túnica, con un rostro venerable. Y Jesús, mirándolo con una mezclade emoción y sorpresa, le dice:
- Perdone, buen hombre. Yo a usted le conozco de algo... Usted en la otra vida...
- Yo hace muchos años que ya no estoy en la otra vida. En la tierra era carpintero y tuve un hijo que se hizo muy famoso en toda la humanidad.
Al oir estas palabras, Jesús abraza al venerable anciano y gita:
- ¡Padre!
- ¡Padre!
A lo que el viejo replica:
- ¡Pinocho!



Yo solía ser un agnóstico, pero ahora no estoy seguro.










No solo no existe Dios, trate de conseguir un plomero un fin de semana.
Woody Allen.



Se apersonan altos funcionarios de Coca Cola ante Su Santidad en el Vaticano para hacerle una propuesta:
Su Santidad, le ofrecemos US$5.000.000 mensualespara que se cambie en el Padre Nuestro la frase "El pan nuestro de cada día ..." por "La Coca Cola nuestra de cada día.."
A lo que el Santo Padre responde: "No podemos hacer eso Hijo Mío.."
Tras unos meses vuelven a visitar el Vaticano con otra propuesta: Su Santidad nuestra empresa le ofrece US$300.000.000 anuales para cambiar en el Padre Nuestro la frase "El pan nuestro de cada día ..." por "La Coca Cola nuestra de cada día.."
A lo que el Santo Padre responde: "de ninguna manera podemos hacer eso Hijo Mío...
Insistentes estos funcionarios, consiguen una cita con el Sumo Pontífice, y le presentan una oferta de su Corporación:
Su Santidad nuestra empresa ha decidido ofrecerle a su Iglesia la cantidad de US$1.500.000.000 anuales para que se cambie en el Padre Nuestro la frase "El pan nuestro de cada día ..." por "La Coca Cola nuestra de cada día..."
A lo que el Santo Padre, voltea hacia su Secretario y le pregunta:
¿En que fecha termina nuestro contrato con los panaderos...?




Más chistes de Dios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED