HUMOR

Doctores


Luego de ir al doctor, un hombre regresa preocupado a casa. Al verlo, su mujer le pregunta:
¿Cómo te fue?
Mal, el médico me dijo que debo tomar estas pastillas por el resto de mi vida.
¿Y eso qué tiene de malo?
¡Que sólo me dio siete!




Este es un señor que va al psiquiatra y le dice:
Mire doctor, es que padezco síndrome de doble personalidad.
Y le contesta el psiquiatra:
Pues no se preocupe, siéntese y hablamos los cuatro.




Doctor, últimamente me siento más gordo y feo, ¿qué tengo?
- Mucha razón.











Llega un señor al doctor y le dice:
Doctor, fíjese que ya estoy harto porque siempre que me duermo sueño que un duendecillo me pregunta, ¿ya hiciste pipí? Y como no he hecho me hago pipí.
A lo que el doctor le reponde:
Mire, vamos a hacer esto, antes de dormir haga toda la pipí que pueda y después se va a dormir.
El señor se va muy contento a su casa, y cuando llega la hora de dormir hace toda la pipí que puede y luego se va a dormir, cuando está soñando se le aparece el duendecillo y le pregunta:
¿Ya hiciste pipí?
Y el hombre contesta:
Sí, ya hice.
¿Y popó?




Fíjate que una vez me quemé en la cara, pero el médico me hizo un injerto con piel de mi propio cuerpo, y no se me nota nada.
¿Y de qué parte tomaron la piel para el injerto?
No lo sé, lo único que puedo decirles es que cada vez que estoy cansado, la cara se me quiere sentar.







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED