HUMOR

Doctores


Doctor, doctor, estoy nervioso, es la primera operación de mi vida. Tranquilícese, que este es mi primer empleo como cirujano.




Fíjate que una vez me quemé en la cara, pero el médico me hizo un injerto con piel de mi propio cuerpo, y no se me nota nada.
¿Y de qué parte tomaron la piel para el injerto?
No lo sé, lo único que puedo decirles es que cada vez que estoy cansado, la cara se me quiere sentar.




Entra una señora desesperada al hospital, entonces ve al medico y le pregunta muy asustada:
Doctor, soy la esposa del hombre que trajeron hace un momento, al que atropelló una combi, dígame por favor la verdad, ¿cómo está?
Y el doctor responde:
Señora, le comunico que su esposo de la cintura para abajo no tiene ni un rasguño.
¿Y de la cintura para arriba? ¿Cómo está? ¡Dígame!
Bueno, eso todavía no le puedo decir, porque todavía no me lo han traído.










Un asmático sube con problemas cinco pisos, llama a la puerta le abren y dice:
Doctor tengo mucha asma, ¿qué me recomienda?
Fácil, no fume, no beba, descanse y cómprese unos lentes.
¿Y qué tienen que ver los lentes con el asma?
Son para que encuentre la casa del doctor, que está abajo, porque yo soy albañil.




Iba por la carretera un señor y su sobrino, de pronto pasa un burrito y al esquivarlo se estrella contra un árbol. El señor y su sobrino son llevados en ambulancia a la clínica más cercana.
Luego de tres días se despierta el señor, y lo primero que dice es: Dígame la verdad doctor, ¿cómo está mi sobrino?
Lamentamos informarle que nunca más podrá tocarle las orejitas a su sobrino.
¡Oh no! ¿Perdió las dos orejas, doctor?
No, usted perdió los dos brazos.







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED