HUMOR

Doctores


Una monja que tenía hipo, va al médico y le dice al doctor:
Oiga doctor, tengo un hipo que no se me va.
Empieza el doctor a analizarla y le dice:
Usted está embarazada.
Se va la monja al convento y lo cuenta. Al día siguiente va la madre superiora y le dice al doctor:
Pero, ¿Cómo le ha dicho eso a la monja?
Y le dice el doctor:
Si era para darle un susto, para quitarle el hipo.
Y dice la monja:
¡Pues el que se ha dado un susto es el obispo, que se ha tirado desde la torre!




Doctor, doctor, ¿Cómo sé si estoy perdiendo la memoria?
Eso ya se lo dije ayer.




Luego de ir al doctor, un hombre regresa preocupado a casa. Al verlo, su mujer le pregunta:
¿Cómo te fue?
Mal, el médico me dijo que debo tomar estas pastillas por el resto de mi vida.
¿Y eso qué tiene de malo?
¡Que sólo me dio siete!











Una señora se entera que su esposo había sufrido un accidente, va al hospital, se encuentra con el doctor y le dice:
Doctor, cómo se encuentra mi esposo.
Y el doctor le responde:
De la cintura para abajo está bien.
Y la señora se puso contenta y le vuelve a preguntar:
¿Y de la cintura para arriba?
No sabría decírselo, porque esa parte no la hemos traído.




Tocan la puerta en una casa:
Soy el Dr. Jiménez y vengo a ver como sigue María.
Y el esposo le dice:
María, te busca el doctor.
y María responde:
Dile que venga mañana que estoy enferma.







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED