HUMOR

Exageraciones





Era una casa tan chiquita, pero tan chiquita, que cuando llevaron un cuadro de la Santa Cena, los apóstoles se quedaron afuera.




Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.




Era un hombre con la cabeza tan pequeña, que no le cabía la menor duda.










Había una muchacha tan flaca, tan flaca, que cuando murió y la enterraron, tuvieron que echarle embutidos al ataúd para que comieran algo los gusanos.




Era una tía tan gorda, tan gorda, que daba un salto en el aire y se quedaba atascada.







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED