HUMOR

Exageraciones





Era una vez un señor tan rico, pero tan rico, que se lo comieron.



Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Llega un niño de la escuela, va con su papá y le dice:
Papá, hoy en la escuela escribí como 3.597 hojas.
Y el papá le contesta:
¡Ay hijo, te he dicho 1.756.934 veces que no seas tan exagerado!











Era un hombre tan pobre, pero tan pobre, que la última vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.




Era un señor tan pequeño, pero tan pequeño, que se sentó en un billete de 100 y sobraron 99 pesos.
Era una gallina tan flaca, que en vez de dar huevos daba lástima.
Era una señora tan gorda pero tan gorda, que cuando murió tuvieron que hacerle su propio cementerio.
Era un viejito que tenía los dientes tan amarillos, que su lengua tenía que usar lentes porque se encandilaba.
Era un hombre tan gordo, que la policía lo disolvió porque pensaban que era una
manifestación.
Era un señor tan optimista que una vez le dio un infarto y dijo que fue una corazonada.
Era una mujer tan enana que al morirse no se fue al cielo, se fue al techo.







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED