HUMOR - muygraciosos.com

Exageraciones





Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.




Era un hombre tan pobre, pero tan pobre, que la última vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.











Había una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando le tomaban una foto decía: Continuará.




Había niño tan feo, tan feo, pero tan feo, que cuando nació el doctor lo lanzó al techo y le dijo a la madre:
Si se queda pegado en el techo es un tumor, y si vuela es un murciélago.






Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED