HUMOR

Exageraciones


Era un hombre tan pobre, pero tan pobre, que la última vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.




Erase una vez un loco, pero tan loco, que fue a meterse al manicomio él solo.
Erase una vez una casita tan chiquita, pero tan chiquita que cuando entraba la luz del sol se tenía que salir la gente.
Erase una vez un gordo, pero tan gordo que para encontrarse el ano tenia que buscarlo en un mapa.
Erase una vez un niño tan feo, pero tan feo, que cuando nació el doctor dijo "si no llora, es el hígado".
Erase una vez una gorda, pero tan gorda, que cuando llegaba a su casa su panza llegaba media hora antes.




Era una señora tan fea, pero tan fea, que cuando fue a un concurso de feos le dijeron:
"Lo sentimos, no aceptamos profesionales"











Hubo una vez una competencia de los más mentirosos del mundo, en la final quedaron un ruso, un norteamericano, y un panameño.
Cuando comenzó la final, el ruso dijo:
Nosotros los rusos, le pusimos sal al mar.
Todo el mundo quedó impresionado.
Le toca el turno al norteamericano, y dice:
Nosotros sembramos el árbol donde Adán tomó la manzana.
Todo el mundo más impresionado que el concursante anterior. Ahora le toca el turno al panameño el que dice:
¡Yo los vi a los dos!




Había una muchacha tan flaca, tan flaca, que cuando murió y la enterraron, tuvieron que echarle embutidos al ataúd para que comieran algo los gusanos.







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED