HUMOR

Exageraciones


Era una señora tan gorda, tan gorda, tan gorda, que se hizo un vestido de flores y se acabó la primavera.




Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Había un pueblo tan pobre, pero tan pobre, pero tan pobre, pero tan pobre, que el arcoiris se veía a blanco y negro.











Había una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando le tomaban una foto decía: Continuará.




Era un hombre tan pobre, pero tan pobre, que la última vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED