HUMOR

Exageraciones


Era un hombre con la cabeza tan pequeña, que no le cabía la menor duda.



Había una muchacha tan flaca, tan flaca, que cuando murió y la enterraron, tuvieron que echarle embutidos al ataúd para que comieran algo los gusanos.




Era una mujer tan pero tan bajita, que fue al hospital y no la dieron de alta.












Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED