HUMOR - muygraciosos.com

Había una vez...





Había una vez una ciudad tan seca, pero tan seca, que las vacas daban leche en polvo.




Llega un cabezón a una carnicería y se queda asombrado por la cabeza que ve en la vitrina y le pregunta al carnicero:
Hey, hey, ¿cuánto vale la cabeza de cochino que está ahí?
Y dice el carnicero:
¿Cuál cabeza de cochino si ese es el espejo que esta ahí?




Había una vez un chico tan tonto, pero tan tonto, que un día se quedó encerrado en un supermercado y se murió de hambre.











Había una vez una vaca que se comió un vidrio, y la leche le salió cortada.




Había una vez una señora tan gorda, tan gorda, pero tan gorda, que su ángel de la guarda tenía que dormir en otro cuarto.







Más chistes de Había una vez... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED