HUMOR - muygraciosos.com

Había una vez...





Era un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo: ¡El mundo es mío!




Había una mujer tan, tan gorda, que para darle el abrazo de año nuevo tenían que empezar desde septiembre.




Había una vez una mujer tan fea, pero tan fea, que mandó su foto por e-mail(correo electrónico) y la detectó el "antivirus".











Había una vez un hombre tan flaco, pero tan flaco, que limpiaba mangueras por dentro.
Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se ponía tacones sacaba petróleo.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía de los dos lados.
Había un hombre tan feo, pero tan feo, que cuando picaba cebolla hacía llorar a la cebolla.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...




Había una mujer tan, pero tan flaca que cuando sacaba la lengua se iba de boca.







Más chistes de Había una vez... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED