HUMOR

Locos


En un manicomio, una lámpara de mano llegó a poder de uno de los locos. El loco comenzó a jugar con ella proyectando la luz hacia el infinito y le dice a otro que se encontraba al lado:
¿Por qué no subes por la luz para ver hasta dónde llega?
A lo que éste le contesta:
¿Tu crees que estoy loco? ¡Si yo me subiera, tu podrías apagar la luz y yo me podría caer!




Este era un loco que estaba en el manicomio y se quería suicidar, entonces se lanzó a la piscina para ahogarse y vino otro loco y lo sacó, entonces el director del manicomio lo llamó para felicitarlo por haberlo salvado, y le dijo:
Fue un acto heroico lo que hizo, pero lamento informarle que el loco que usted salvó esta mañana, se ahorcó en la tarde.
Entonces el loco le dice:
¡Ah!, eso lo hice yo, porque lo colgué para ponerlo a secar.




Este era un manicomio donde todos los locos estaban metidos en la piscina, y el vigilante les mando que salieran de la piscina, pero ellos no querían, estuvo horas y horas pero ninguno de ellos quería salirse, entonces un loco que estaba fuera le dijo al vigilante:
Le apuesto lo que quiera a que los saco de la piscina.
Viendo el vigilante que no le quedaba más remedio le pidió que lo intentara.
Entonces, el loco coge la manguera y les dice a los locos que estaban en la piscina:
¡Si no salen de la piscina los mojo!











Dos locos están en un manicomio y le dice uno al otro:
-Mira, si tú me traes cien tablas y mil puntillas te hago un barco. Y el otro le contesta:
-Y si tú me traes a tu hermana, yo te hago la tripulación.




¿Para quién es esa carta?, le dice el director de un manicomio a un loco que está escribiendo.
Para mí mismo.
Y, ¿qué te pones?
¡Cómo quieres que lo sepa si aún no la he recibido!







Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED