HUMOR

Locos


Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿Para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea.
El primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo, ¡Boooooon!
Le dice el que apretó el gatillo al otro:
¡No me mires con esa cara que yo también me asusté!




Una vez se encontraron tres locos en un desierto. Llevaban varios días de recorrido y no habían encontrado nada para comer y mucho menos para beber. Después de cinco días, los tres locos encontraron un viejo automóvil en medio del desierto, uno de los locos pregunta:
¿Para qué nos puede servir este auto?
El segundo le contesta:
Yo no sé, pero tiene que servir para algo.
El tercero le responde:
Yo me voy a llevar un asiento para sentarme cuando me canse.
El segundo le dice:
Yo me voy a llevar el radiador para tomar agua cuando tenga sed.
El primer loco le dice:
Pues, yo me voy a llevar una puerta.
Y los otros locos le dicen:
¿Una puerta? ¿Y para qué?
A lo que el primer loco le contesta:
¡Para bajar los cristales cuando tenga calor!




Un doctor llega a visitar un manicomio y en su recorrido ve a uno de los reclusos que está cantando en una plaza, y los demás locos están enfrente a él. Al cabo de una hora el doctor vuelve a pasar y ve al loco que estaba cantando, pero ahora lo hacía de espaldas al público. El doctor le pregunta a uno de los reclusos que por qué el cantante se había volteado, a lo que éste le contesta que ese loco se creía cassette y como acabó el lado A ahora estaba en el B.











Había una vez dos muditos uno que ya estaba aprendiendo hablar le dice al otro:
Mira, ve con este doctor.
El otro le hizo caso y se fue para allá, cuando el mudito entra el doctor le dice:
A usted lo envió su amigo, ¿verdad?
El mudo le dice sí con la cabeza.
El doctor dice ponga su mano aquí en esta maderita. El mudo se le queda viendo y el doctor le dice:
Si quiere hablar ponga su mano ahí.
El mudo le hace caso y pone la mano ahí.
El doctor con un martillo le da en la mano y el mudo grita:
¡Aaaaaaahhhhhhhh!
Y el doctor le dice:
Mañana continuamos con la "b".




¿Qué hace un loco golpeando un reloj?
Está matando el tiempo.







Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED