HUMOR

Locos


Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso? ¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!




En un manicomio, una lámpara de mano llegó a poder de uno de los locos. El loco comenzó a jugar con ella proyectando la luz hacia el infinito y le dice a otro que se encontraba al lado:
¿Por qué no subes por la luz para ver hasta dónde llega?
A lo que éste le contesta:
¿Tu crees que estoy loco? ¡Si yo me subiera, tu podrías apagar la luz y yo me podría caer!




En un manicomio, dos locos conversan. Uno dice:
Yo soy el rey, hoy mismo me lo dijo Dios.
El otro, muy sorprendido, contesta:
¡Pero si yo no te dije nada!











Un loco entra a una panadería y le pregunta al panadero:
Señor, ¿ya salió el pan?
Y el panadero le dice:
Sí, ya salió.
Entonces el loco le pregunta:
¿Y a qué hora regresará?




Esto era una vez un manicomio donde los locos estaban tristes. El director del manicomio decide tomar acción para mejorar esta situación. Este llama al director recreacional del manicomio y le dice la situación y éste le suguiere una piscina para alegrar a los locos. Al día siguiente los locos aparecen en la piscina haciendo clavados, piruetas y 360 desde el trampolín. El director del manicomio se alegra de ver los locos felices otra vez y se lo deja saber al director recreacional, quien contesta: Sí están felices, ahora deje que le eche el agua a la piscina.







Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED