HUMOR

Matrimonios


Un matrimonio estaba cenando con un amigo de ambos. Durante la cena, el marido cada vez que se dirigía a su esposa, le decía cosas tan bonitas como: Amor mío pásame el pan, mi vida me pasas el agua. Durante unos minutos la señora tuvo que ausentarse. En esos momentos, el amigo le dice al marido:
Realmente estoy impresionado de la forma tan dulce con que tratas a tu esposa.
Y el marido le responde por lo bajo:
Es que hace seis años que me olvidé de su nombre.




Un matrimonio visita al médico, tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
Ni a mí, pero es que su padre es rico.




Cariño ¿tengo la nariz grande?
- No, tienes una nariz común.
- ¿Ah, sí?
- Sí, ¡ como un tucán!











Una mujer se muere. Al llegar al cielo, San Pedro no está y se entretiene mirando por las rejas. Allí ve un gran banquete, con todos sus familiares y amigos que murieron ya.
¡Hola, que bien! ¡Hola, estábamos esperándote!
En esto que llega San Pedro y la mujer le pregunta:
Que sitio tan estupendo, ¿Qué tengo que hacer para entrar?
Tienes que deletrear una palabra.
¿Qué palabra?
Amor.
La mujer la deletrea correctamente, y entra.
Al cabo de los meses, San Pedro le pide que le cubra el puesto por unas horas. Estando ella de guardia, llega su marido.
Hombre, ¿Que tal, cómo te ha ido?
Pues bastante bien. Me casé con la maciza de la enfermera que te cuidaba mientras estabas enferma, me tocó la lotería y vendí nuestra casita y me compré una mansión, estaba de vacaciones en el caribe, haciendo ski acuático, y aquí estoy. ¿Qué tengo que hacer para entrar?
Tienes que deletrear una palabra.
¿Cuál?
Checoslovaquia.




El marido está dejando la casa y la mujer le dice: ahora me dejas después que te he dado los mejores años de mi vida
- y el marido responde -
por eso no quiero imaginarme los peores.







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED