HUMOR

Matrimonios


Era una viejita a punto de encender la estufa para preparar la cena de su marido, cuando por una fuga de gas, explota la casa y salen volando el par de viejos, y en la ambulancia van los dos heridos, pero la viejita lleva tremenda sonrisa en la cara. Su esposo preocupado de que estuviera en shock le pregunta:
¿Qué te pasa? ¿Por qué sonríes?
Ay viejo, es que es la primera vez en años que salimos juntos a algún lado.




LLega el esposo cansado del trabajo y la esposa sonriente le pregunta: ¿Mi amor, me llevas al cine?
Y él le contesta:
Ahorita no mi vida, que no ves que vengo cansado.
Ella le insiste:
Andale cariño, ¿Sí?
Le contesta:
Bueno está bien.
Y se van al cine, estaban viendo la película cuando de repente ella empieza a llorar, y el esposo le pregunta enojado:
¿Por qué lloras, no querías venir al cine? ¿Qué tienes?
Y la esposa le contesta:
¡Hay mi amor, sabes cuántos años tenemos de casados!
Y le dice:
Eso qué tiene que ver, tenemos 14 ó 15, no me acuerdo.
Entonces ella dice llorando:
Tenemos 15 años, ¿Y cuándo me has besado como el actor besa a la actriz? ¿Cuándo?
Y él le dice:
¡Ay mi amor tú sabes cuánto le pagan a ese tipo!




Había un señor que al salir de su casa para tomar el transporte público siempre le decía otro hombre:
Adiós, cornudo.
Y él no entendía nada, así pasaron 5, 6, 7 días y lo mismo.
Entonces, el señor le dice a su esposa:
Oye, sabes que todos los días un hombre me dice: "Adiós Cornudo". Y al siguiente día cuando salió de la casa el mismo hombre le dijo: ¡Encima de cornudo, chismoso!











La esposa con el esposo:
Mijo, anoche soñé que el domingo, en mi cumpleaños, me regalabas un anillo de diamantes, ¿Qué significado tendrá ese sueño?
¡Tranquila, mija, que el domingo lo sabrás!
El domingo en la mañana el señor le entrega a la señora un paquete envuelto en papel regalo, la dama muy emocionada lo abre y encuentra un libro: "El significado de los sueños".




Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y vos de qué moriste?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí. ¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!






Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED