HUMOR

Matrimonios


MANUEL se despierta en casa con una resaca monumental.
Se esfuerza en abrir los ojos, y lo primero que ve es un par de aspirinas y
un vaso de agua en la mesita de noche.
Se sienta y ve su ropa toda bien limpia y planchada frente a él.
Manuel mira alrededor de la habitación y ve que todo está en perfecto orden
y limpio. El resto de la casa está igual.
Toma las aspirinas y ve una nota sobre la mesa:
"Cariño, el desayuno está en la cocina, salí temprano para hacer unas compras. Te quiero."
Así que va a la cocina, y ahí estaba el desayuno y el periódico del día esperándole.
Su hija también está en la mesa, desayunando.
Manuel le pregunta,
"¿Hija , qué pasó ayer por la noche?"
Su hija le contesta:
"bien, pues volviste después de las 3 de la madrugada, borracho. Rompiste algunos muebles, vomitaste en el pasillo y te pusiste un ojo morado cuando te diste contra la puerta."
Confundido, Manuel pregunta:
"¿Y cómo es que todo está tan limpio y ordenado, y el desayuno esperándome en la mesa?"
Su hija contesta:
"Ah, eso!... Mamá te arrastró hacia el dormitorio y cuando intentó sacarte los pantalones, tú gritaste:
¡¡¡... "SUÉLTAME MALDITA MUJER ... SOY CASADO...!!!"




Una esposa se levantó en medio de la noche y no vio a su esposo en la cama. Ella se levantó y fue a buscarlo alrededor de la casa. De repente lo escuchó en el sótano llorando. Cuando ella bajó al sótano le preguntó: ¿Mi amor, por qué estas llorando?
Y él le dice:
Te acuerdas 20 años atrás, cuando tu padre me amenazó que si no me casaba contigo yo iría a prisión.
Ella le dice:
Sí, ¿Por qué?
Luego él le contesta:
Porque, ésta noche ya yo hubiera salido de la cárcel.




Llega un trabajador a la casa de una señora y le dice:
¡Señora, su esposo estiró la pata!
¿Qué?
Su esposo murió.
¿Pero cómo?
Le cayó un ladrillo en la mano.
¿En la mano?, pero entonces, ¿Cómo murió?
Es que le cayó cuando se estaba rascando la cabeza.











El marido encuentra a su esposa haciendo el amor con el mendigo y éste le hace el reclamo, llamando la atención por haberle colocado a él la altura de lo más bajo de la sociedad.
Ella aduce tener una explicación:
- Este hombre me pidió el favor si podía dejarle bañar, darle de comer y regalarle un viejo traje que tú ya no usaras y cuando se iba me preguntó: ¿Sra. Usted, puede darme algo más que su esposo ya no use? Y entonces ¡me tocó!.




Era una pareja de recién casados.
El primer día ella prepara unos huevos rancheros para el desayuno. Cuando el marido ve el plato, exclama: ¡Está para chuparse los dedos!
Ella al instante dice: ¿De verdad mi amor?
Y él contesta; ¡Sí la verdad prefiero chuparme los dedos antes que comerme esta porquería!







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED