HUMOR

Matrimonios


Dígame. ¿Cuál es el motivo por el quiere divorciarse de su
esposo?
-Mi marido me trata como si fuera un perro.
-¿La maltrata, le pega?
-No Quiere que le sea fiel...




Hace años, me casé con una viuda que tenía una hija, de la cual se enamoró mi padre y la hizo su esposa. En el acto, mi padre se convirtió en mi yerno, y mi hijastra, se transformó en mi nuera y madrastra. Mi mujer tuvo un hijo, que fue hermano de la mujer de mi padre; es decir, mi tío. La mujer de mi padre, mi hijastra y madrastra, también fue madre de un muchacho, que resultó ser, a la vez, mi hermanastro, hijo de mi madrastra, y mi nieto, el hijo de la hija de mi mujer. Es más, mi mujer resultó abuela, por ser la madre de la mujer de mi padre. De modo que no sólo soy el marido de mi mujer; sino también su nieto, por ser hermanastro de un nieto suyo. Mi mujer es mi abuela, y como el marido de la abuela de cualquier persona es su abuelo, YO SOY MI ABUELO.




Una pareja se acaba de casar, y a las dos semanas la chica se pone a cantar y el esposo se asoma a la ventana. Entonces la mujer le dice: ¿Por qué cuando canto te asomas a la ventana?
Y el marido le dice:
Para que no piensen que te estoy pegando...











Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y vos de qué moriste?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí. ¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!



Aparece un aviso clasificado en el periódico, "se necesita verdugo; interesados presentarse el día jueves".
El día jueves, aparecen tres personas, dos hombres y una mujer.
De pronto se escucha una voz, "pase el primero".
El hombre entra, la voz dice, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposa atada en una silla, entre, dispárele y el puesto será suyo".
El hombre dijo, "no puedo, no soy capaz". Entonces la voz le dijo, "puede retirarse, usted no sirve para este empleo, pase el siguiente".
Entró el segundo hombre muy decidido, la voz repitió, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposa atada en una silla, entre y dispárele, y el puesto será suyo".
El hombre entró, tomó la escopeta y se puso a llorar. Entonces la voz dijo, "Váyase, usted no sirve para esto, pase el siguiente".
Entonces entro la mujer, la voz le dijo, "al frente suyo hay una puerta, detrás de ella hay una escopeta en una mesa, y está su esposo atado en una silla, entre, dispárele y el puesto será suyo". La mujer entra, toma la escopeta y antes de que se cierre la puerta, pum, pum, pum, le descargó cuatro cartuchos en la cara a su esposo, luego se cerró la puerta y empezaron a sonar golpes, quejidos, vidrios rotos. Y así, se demoró un tiempo, cuando de pronto sale la mujer toda llena de sangre y dice: ¡Me hubieran dicho que las balas eran de salva, me toco matarlo a sillazos!







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED