HUMOR

Matrimonios


Están charlando una mujer y su marido:
Cariño, si mi madre quiere venirse a vivir con nosotros, tendremos que comprarnos una casa más grande.
No lo intentes cariño, tarde o temprano nos acabará encontrando.




Un pobre hombre estaba acostado en su cama, con una enfermedad terminal, le quedaban pocas horas de vida.
De repente huele el aroma de los tamales recién hechos, fresquitos. Para él no había nada mejor en el mundo que los tamales de su mujer Chepa. Haciendo un esfuerzo sobrehumano, baja las escaleras y, dirigiéndose al comedor, empieza a percibir el vapor que lleva el aroma a masa de maíz, carne de cerdo y pollo que desde la cocina emanaba.
Llega hasta la mesa de madera donde se encontraban extendidos los suculentos tamales y toma uno viendo que sus esfuerzos habían valido la pena, sería como su último deseo, cuando repentinamente... zuácate... siente un fuerte golpe de cucharón en la cabeza que merma sus
facultades y casi lo hace caer presa de la debilidad en sus piernas. Tratando de no desplomarse al suelo hace un giro por voltear la vista, alcanza a ver a su mujer con un cucharón de hierro en la mano, diciéndole: Ni se te ocurra, carajo ....! son pa'l velorio...!




Son las 3 de la mañana. La esposa es despertada por los sollozos del marido.
Preocupada, pregunta: -¿Qué sucede?.-
Él, con mucha dificultad para hablar, por el llanto, dice:
-¿Recuerdas 10 años atrás cuando éramos novios y resultaste embarazada teniendo sólo 15 años?-
-Sí,- responde la esposa, -¡cómo olvidarlo!-
-¿También recuerdas cuando tu padre me dio el ultimátum, diciéndome "O te casas con mi hija, o vas a la cárcel".-
-Sí, claro que lo recuerdo perfectamente.-
-¡Imagínate mi suerte! De haber escogido ir a la cárcel, hoy, precisamente hoy, ¡Se hubiera vencido mi condena!-











Tienes dos opciones en la vida; permanecer soltero y sentirte desgraciado, o casarte y desear estar muerto.
Casarte es como ir a un restaurante con amigos. Pides lo que deseas y cuando ves lo que el otro tiene, te gustaría haber pedido eso.
El hombre esta incompleto hasta que se casa; luego, está terminado.
Un niño le pregunta a su padre: "Papá, ¿cuánto cuesta casarse?"
El padre le dijo: "No sé hijo, yo todavía estoy pagando".
Papá, ¿es verdad que en muchos países de África un hombre no conoce a su mujer hasta que se casa?"
"Eso sucede en todos lados, hijo".




Estaba una pareja durmiendo, de pronto la mujer escuchó un ruido en la entrada y se levanta asustada diciéndole a su pareja:
- Levántate que ha llegado mi marido.
El hombre se levanta apresurado, cuando se logra poner el pantalón se tira por la ventana tratando de escapar, a los cinco minutos regresa al cuarto donde estaba la mujer y le dice:
- ¡Tonta, si tu marido soy yo!.







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED