HUMOR

Matrimonios


Se encontraban dos hombres jugando al golf, en uno de los campos más bonitos de la ciudad. En eso, ven pasar a un funeral al camposanto del lado. Uno de los hombres se detiene, se hinca, se persigna y reza mientras pasa el funeral. El otro hombre, asombrado dice:
Hombre, te felicito, eso muestra tu gran sensibilidad y creencia. Me complace jugar golf con alguien así.
A lo que el primero responde:
Gracias viejo, pero la verdad, era lo menos que puedo hacer, estuvimos casados 35 años.




Una esposa se levantó en medio de la noche y no vio a su esposo en la cama. Ella se levantó y fue a buscarlo alrededor de la casa. De repente lo escuchó en el sótano llorando. Cuando ella bajó al sótano le preguntó: ¿Mi amor, por qué estas llorando?
Y él le dice:
Te acuerdas 20 años atrás, cuando tu padre me amenazó que si no me casaba contigo yo iría a prisión.
Ella le dice:
Sí, ¿Por qué?
Luego él le contesta:
Porque, ésta noche ya yo hubiera salido de la cárcel.




Un tipo fue detenido por un oficial de caminos cuando conducía hacia su casa en compañía de su esposa.
¿Cuál es el problema oficial?
¡Manejaba a 120 en una zona de 80!
¡No señor! ¡Yo iba a 85!
¡No es cierto Luis, ibas a 110!
El tipo le echa una mirada de advertencia a su mujer.
¡También lo voy a multar por traer una de las luces descompuesta! ¿Luz? ¿Cuál? ¡No sabía de ella!
¡No te hagas Luis, esa luz está descompuesta desde hace semanas!
Esta vez le echa una mirada equivalente a 17 cachetadas.
¡También lo multaré por no usar el cinturón de seguridad!
¡Pero si me lo quité en el momento que me detuvo!
¡Pero si tú nunca lo utilizas!, le dice la esposa.
Esta vez Luis no soporta y le da un buen grito a su mujer.
¿Señora, su esposo le habla así normalmente?
¡No!, solamente cuando ha tomado.











La CIA tenía una vacante para un asesino. Estas posiciones altamente clasificadas son duras de llenar, y hay muchas pruebas y verificación de referencias implicadas antes de que usted pueda incluso ser considerado para la posición. Después de evaluar a algunos aspirantes a través de las verificaciones, entrenamientos y pruebas, las opciones se redujeron a 2 hombres y una mujer para la única posición disponible. Llegó el día de la prueba final para definir quién conseguiría el trabajo. Los agentes que administraban la prueba llevaron a uno de los hombres a una puerta grande del metal y le dieron un arma. Debemos confirmar que usted seguirá nuestras instrucciones no importa bajo qué circunstancias, le explicaron. Dentro de este sitio, usted encontrará a su esposa sentada en una silla, tome esta arma y mátele. El hombre con una mirada de asombro le dijo: Usted no puede estar hablando en serio, yo nunca podría matar a mi propia esposa.
Bien, dijo un agente, entonces usted definitivamente no es la persona adecuada para este trabajo. Así que trajeron al segundo hombre a la misma puerta, le entregan el arma y le explican los mismos parámetros de la prueba. El segundo hombre miró algo sobresaltado, pero sin embargo, tomó el arma y entró el cuarto. Todo estuvo en silencio por cerca de 5 minutos, entonces la puerta se abrió. El hombre salió del cuarto con lágrimas en sus ojos y dijo:
Intenté matarla, pero simplemente no pude halar el gatillo. Supongo que no soy el hombre adecuado para el trabajo.
Los agentes contestaron:
No, usted no tiene lo que se necesita para esto. Tome a su esposa y vaya a casa. Ahora sólo les quedaba la mujer. La conducen a la misma puerta y le dan la misma arma.
Como prueba final, debemos estar seguros que usted seguirá las
instrucciones sin importar las circunstancias. Dentro encontrará a su marido sentado en una silla. Tome este arma y mátele.
La mujer tomó el arma y abrió la puerta. Antes incluso de que la puerta se cerrara completamente, los agentes oyeron a la mujer descargar el arma completamente, uno por uno cada tiro disponible en el proveedor. Entonces el mismo infierno se apoderó de aquel cuarto. Se oyeron gritos,
desgarramientos, golpeteo en las paredes. Esto continuó por varios minutos y finalmente todo quedó en silencio. La puerta se abrió lentamente, y allí estaba parada la mujer. Se limpió el sudor de la frente y dijo:
¡No me dijeron que el arma estaba cargada con salvas! ¡Así que tuve que matarlo a golpes con la silla!




¿Sabes porqué es bueno ponerle los cuernos a los hombres?
Porque un animal sin cuernos, es un animal indefenso







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED