HUMOR

Matrimonios


En el juzgado.
Señor juez, yo quiero divorciarme porque hace diez años mi mujer me tira los trastes en la cabeza.
¿Y por qué no se había divorciado antes?
Es que ahora ya está teniendo puntería.




En un cocktail una mujer le dice a otra: "¿No estás usando tu anillo de matrimonio en el dedo incorrecto?"
La otra respondió: "Si, estoy casada con el hombre equivocado"
Después de una pelea el marido le dijo a la mujer: "Sabes, fui un estúpido cuando me casé contigo".
Ella le contestó: "Sí querido, pero yo estaba enamorada y no lo noté"
Una mujer puso un aviso clasificado que decía: "Busco marido". Al día siguiente recibió cientos de cartas que decían: "¡Te puedes quedar con el mío!"
Si no fuese por el matrimonio los hombres andarían por la vida pensando que no cometen errores.
El marido le pregunta a su mujer:
Querida, ¿cuando me muera vas a llorar mucho?
Claro, sabes que lloro por cualquier tontería....




Un señor llega ante el acomodador de la tribuna principal donde se celebrara el partido final de la copa mundial de fútbol, el acomodador al ver el ticket que le presenta el señor se da cuenta que tiene uno de los dos mejores y más costosos asientos del estadio, lo dirige hasta el asiento, y nota que el otro esta vacío y le dice al señor:
Caramba, la otra persona que posee el otro mejor asiento del estadio, no ha llegado.
Y el señor le contesta:
Ni llegará.
El acomodador le pregunta intrigado:
¿Por qué? ¿Cómo lo sabe usted?
Y el señor le contesta:
Porque ese asiento era de mi esposa, y ella falleció.
El acomodador le comenta:
¿Y por qué usted no le ofreció ese asiento a algún amigo o familiar? Y este le contesta:
Porque todos están en el velorio.











Una señora llega a la casa de su comadre, y le dice:
Comadre, comadre, mi marido tiene el síndrome del pez.
¿Por qué? Pregunta la comadre.
Porque cuando estoy en la cama, nada y nada.




Un recién casado se va con los amigotes de copas. El hombre le promete a su mujer que estará de regreso antes de la medianoche pero, la fiesta se extiende, y le dan las tres de la madrugada.Llega su casa y justo en ese momento, el reloj da tres campanadas y él temiendo que su mujer se despierte, imita las campanadas "dang, dang..." nueve veces más para que piense que son las doce de la noche.
A la mañana siguiente la mujer le pregunta a que hora llegó. El le responde: A medianoche, mi amor.
Oye Pepe, creo que vamos a tener que comprar otro reloj.
¿Por qué ?, pregunta él .
Si, es que este debe estar roto.
Pero si da la hora perfectamente, contesta él.
Entonces ella le dice: ¡Anoche, dio tres campanadas, hizo una pausa, dio otras cuatro campanadas, se puso a vomitar, dio tres campanadas más, se tiró un peo, dio las dos últimas y se cago de la risa !







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED