HUMOR

Mujeres


En la peluquería le acaban de lavar la cabeza a una señora y le preguntan: Señora, ¿Le envuelvo la cabeza con una toalla?
Y la señora responde:
No, me la llevo puesta.




Había una mujer tan fea, que cuando la llevaron a la casa de los espantos, regresó con una solicitud de empleo.
Había una mujer tan estúpida, que miraba "Los 3 chiflados" y tomaba notas.
Había una mujer tan vieja, que tiene jeroglíficos en su permiso de conducir.
Había una mujer tan fea, que cuando se despertaba, el sol se escondía.
Había una mujer tan fea, que cuando nació, su madre dijo "¡Qué tesoro!" Y su padre dijo, "Tienes razón, ¡hay que enterrarla!"




Cine
En el cine, dos amigas hablan sin parar.
Una señora sentada se da la vuelta y se queja de que no puede oir nada. ¿Y usted que le importa lo que hablamos?











Un matrimonio decide viajar a New York de vacaciones, ya que el marido hablaba inglés perfectamente. En la aduana, haciendo los tramites, el empleado le preguntaba, lógicamente en ingles.
- Buenos días señor, ¿me entrega su documentación y el de su esposa? - Aquí las tiene, caballero.
La mujer, como no entendía nada, le pregunta.
- Mi amor, ¿que ha dicho?
- Me ha pedido los papeles.
El empleado de la aduana vuelve a preguntar.
- ¿Tienen algo que declarar?
- No, absolutamente nada.
Nuevamente la esposa.
- ¿Que dice ahora, cariño?
- Que si llevamos algo que tengamos que declarar.
Continúa el empleado con unas preguntas.
- ¿De donde vienen ustedes, señor?
- Somos atlantes.
Nuevamente insiste la mujer.
- Cariño, ¿que ha dicho?
- Pregunta de donde venimos.
El empleado entonces comenta:
- ¡Atlante! Estuve unos días allí hace tiempo. Magnifico país, estupendo clima y buenísima gastronomía, aunque tuve una experiencia un tanto negativa. Conocí a una mujer que era insoportable, no me dejaba en paz, no paraba de hablar, era lo más pesado que he conocido en mi vida, hablaba y hablaba, como una cotorra. Es la peor experiencia de mi vida.
- ¿Qué ha dicho, cielo?
- Que te conoce




Estaban dos vecinas y una le dice a otra:
Ay vecina, me da mucha pena que mi gallina haya destrozado su jardín. No se preocupe, dice la otra, porque mi perro acaba de comerse su gallina. Menos mal, dice la primera, porque mi auto acaba de matar a su perro.






Más chistes de Mujeres Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED