HUMOR

Niños


Un niño va donde el papá y le dice:
Papá, cuando sea grande me gustaría ser como tú.
El padre todo orgulloso le dice:
¿Para qué? ¿Para ser tan grande e importante como yo?
El hijo le responde:
¡Claro que no papá, quisiera ser como tú para tener un hijo como yo!



Llega el hijo muy preocupado con su mamá y le dice:
Mamá, mamá, ¿Mi papá es mago?
Y la mamá le contesta:
No hijo, tu papá es electricista.
El niño insiste con que su papá es mago. De tanto insistir la mamá le contesta enojada: ¿Por qué insistes con que tu papá es mago, hijo? Y el niño preocupado le contesta:
Porque juntó dos cables, salieron chispas y después desapareció.




Había una vez un niño que se llamaba Pepito. Su maestra les pidió escribir un poema para el día de las madres. Entonces, La maestra dice:
¿Quién terminó?
Y entonces Pepito levanta su mano y dice:
Yo.
La maestra dice:
¿Tan rápido?, déjame ver.
Y Pepito le enseña y la maestra dice:
¡Pero Pepito, este poema lo escribiste el año pasado!
Y Pepito dice:
Pero yo no cambio de mamá cada año.











Dos monjas tocan a la puerta de una casa donde las recibe una pequeña e inocente niñita que le pregunta a las monjas:
¿Qué desean?
Nos podrías dar una colaboración para el ancianato.
Sí, claro, espere un momento. Generosamente la pequeña niña se voltea y grita:
¡Abuelo vení que te vinieron a buscar!




Pregunta la maestra en la escuela:
Juanito, ¿qué quieres ser cuando grande?
Yo quiero ser doctor.
Muy bien, ¿y tú Pepito?
Quiero ser abogado.
¿Y tú Jaimito?
Yo quiero ser imbécil.
¿Por que quieres ser imbécil?
Porque siempre que salgo con mi papá, él dice, "tremenda casa que tiene ese imbécil, tremendo auto que tiene ese imbécil..."







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED