HUMOR

Niños


Eran unos trillizos que habían nacido y ya acostaditos en su cuna el primero despierta, levanta su cobija y mira hacia abajo, despierta a su hermano que dormía a un lado de él y le dice:
Ps, ps, despierta, fíjate que yo soy un niño.
El bebito lo escucha y dice:
Déjame ver que soy yo.
Levanta la cobijita, mira abajo y le dice:
Uuauu yo soy una niña.
Los dos despiertan al tercero y le preguntan:
¿Tu qué eres?
El bebito levanta su cobija para mirarse y les contesta:
No sé que soy.
Pero cómo que no sabes, fíjate bien, levanta bien la cobija. Mira de nuevo y dice:
No lo sé, y llora por tener la gran duda.
¿Pues por qué no sabes?, preguntan los bebes.
Es que mis zapatitos son amarillos.




Una niña a su mamá:
Mamá, ¿puedo tocar la plancha?
Y la mamá le dice:
No mija, te puedes quemar, está muy caliente.
Pero, ¿la puedo tocar?
¡No!, ya te dije que está caliente.
Pero la quiero tocar.
Ya después de un buen rato de insistir...
Bueno, pues tócala.
¿Y si me quemo?




Eran dos niños muy pobres, que de repente, ven pasar a Santa Claus y uno le dice al otro:
Papá Noe.
El otro le responde:
Mamá tampoco.











Tratando de explicar a su pequeño hijo qué es un milagro, una madre le dice:
¿Qué serías si cayeras de un 5° piso y no te pasa nada.
¡Suerte!, responde el hijo.
¿Y si caes otra vez y no te vuelve a pasar nada?
¡Eso es buenísima suerte!
¿Y si vuelves otra vez a caer y no te vuelve a pasar nada?
¿Qué es?
Práctica.




Cierta noche estaban la mamá y su hijo en casa. El niño derramó la leche, y su mamá le ordenó que limpiara con el trapeador, el cual estaba en el patio.
El niño abrió la puerta, y la mamá se percató de que él tenía miedo, y ella le dijo cariñosamente:
- No temas, hijo. Dios está en todas partes, inclusive en la oscuridad de la noche. Entonces el niño gritó hacia el patio:
- ¡Dios! ¡Me pasas el trapeador por favor!







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED