HUMOR

Otros...


Llega un tipo a una oficina del gobierno pidiendo trabajo. Se entrevista con el Jefe de Recursos Humanos y durante la entrevista se le escapa que carece de ombligo.
No importa, responde el entrevistador.
El tipo piensa que no ha debido decirlo y dice apresuradamente:
Pero soy una persona muy capaz.
El entrevistador responde:
Mire amigo el no tener ombligo no es impedimento para trabajar, es más, esta usted contratado.
Excelente, ¿cuál es el horario de trabajo?
El horario es de 8 a 5, pero usted puede llegar a las 9 de la mañana. El tipo piensa que por no tener ombligo lo están considerando un
minusválido, se molesta un poco y dice:
Yo ya le dije que no tengo ombligo pero capacidad sí la tengo.
Sí, ya sé amigo, pero como en esta oficina se rascan el ombligo de 8 a 9, no tiene caso que llegue tan temprano.




Era una vez un niño tan cabezón, pero tan cabezón que la mamá le mandaba a realizar las compras para el mes y le decía:
Mijo, las guardas en tu gorra.
¿Qué le dijo un pato a otro pato cuando estaban haciendo una carrera? Estamos empatados.
¿Cuál es el animal que después de muerto aún sigue dando vueltas? El pollo asado.
Una vez, un soldado con su capitán estaban resguardando la base militar de los aviones enemigos, y el capitán le pregunta:
Soldado, los aviones que se divisan por el norte, ¿Son amigos o enemigos? El soldado le dice:
¡Amigos, porque vienen juntos, mi capitán!




Un pasajero le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta. El taxista grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en un escaparate haciendo pedazos los vidrios.
Por un momento no se oye nada en el taxi, hasta que el taxista dice: - ¡Mire amigo, jamás haga eso otra vez! ¡ Casi me mata del susto! El pasajero, impresionado le pide disculpas y le dice:
- No pensé que se fuera asustar tanto si le tocaba el hombro.
El taxista le dice:
- Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista.
- ¿y que hacía antes?
- ¡Fui chofer de carroza funeraria durante 25 años!











Un señor dice a otro:
He leído tanto sobre el vicio del cigarro que he decidido dejarlo. ¿El cigarro?
No, ¡Los libros!




Recientemente, estaba sentado en una cafetería y de repente sentí la impetuosa necesidad de pedorrearme.
La música estaba realmente muy alta por lo que, decidí programar mi pedorreada al ritmo de la música.
Luego de 2 canciones, ya me sentía mucho mejor así que, procedí a terminar mi café.
Me di cuenta que, toda la gente a mi alrededor se me quedaba viendo... fué cuando recordé que, estaba escuchando mi ipod ¡¡







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED