HUMOR

Otros...


El presidente de la nación más poderosa del mundo viaja al país más pobre de la orbe. El presidente pide reunirse con todos los niños en la plaza más importante del lugar.
Llegada la hora el presidente saluda a los niños y les dice:
Yo les traje como regalo a cada uno de ustedes un video juego.
El encargado de los asuntos del presidente se acerca a él y le dice: Pero señor, estos niños no comen desde hace dos semanas.
Entonces el presidente dice en voz alta:
¡Ah no! ¡Si no comen, entonces no hay video juegos!




Estaba un japonés, un estadounidense y un mexicano en el edifico más grande del mundo.
El japonés le dice al resto:
Les propongo un reto, ustedes deberán ir a la sima de ese edificio y aventar su reloj desde el último piso, y venir corriendo abajo y agarrarlo con la mano.
Todos Aceptan. Primero va el japonés y lo avienta, baja corriendo, pero lo encuentra destruido.
Luego va el estadounidense lo avienta, baja corriendo pero, lo encuentra igual que el japonés.
Y el último va el mexicano lo avienta, baja caminando, cuando llega abajo no lo ve mira para arriba y se va a tomar una malteada, se va con sus amigos y se duerme; después de un rato vuelve y lo acacha con la mano. ¡Increíble!, dicen el japonés y el otro, y le preguntan:
¿Cómo le hiciste?
Y responde el mexicano:
Es que lo atrasé una hora.




Dos hombres van a un restaurante chino, y al entrar se sientan y esperan al mesero, cuando éste llega le preguntan cuál es el especial del día, a lo que el mesero responde:
Aloz con lata.
Los hombres se miran y uno dice sorprendido:
¿Arroz con lata?
El mesero dice:
No, aloz con lata.
El hombre vuelve a preguntar:
¿Arroz con lata?
A lo que el mesero explica:
Con lata, la mamá de los latoncitos.











Va un señor manejando a 160 Km por hora y lo para el inspector del tránsito y le pregunta:
¿Cuál es su nombre?
Y le contesta:
Ja ja y me río.
El inspector molesto le dice:
No se ría, sino me dice su nombre lo llevo detenido.
Y le dice:
Ja ja y me río.
El inspector lo lleva detenido y lee la licencia de conducir que decía: Jaime Río, tartamudo.




Estos eran tres hombres que se fueron al cielo. Ahí, los premiaban con un auto según su menor grado de infidelidad con su pareja. Juan, le había sido infiel veinte veces a su esposa. Cuando llegó, San Pedro le dijo:
-Tu le fuiste veinte veces infiel a tu pareja, tu recompensa es una citrola.
Juan se fue descontento, pero se resignó.
Luego, llega Diego y San Pedro le dice:
-Tu le fuiste 10 veces infiel a tu mujer; Te llevas un Fiat un poco usado, pero en buenas condiciones.
Diego se fue satisfecho con su Fiat.
Después llega Roberto y San Pedro le dice:
-Tu nunca le fuiste infiel a tu pareja, por lo tanto, te llevas un Porche 0 Km., con radio con cd y cassette y todo equipado.
Roberto se fue feliz con su auto, pero de repente Juan y Diego lo encuentran en un semáforo celestial y él estaba llorando:
-¿Qué te pasa amigo? ¿Por qué lloras? si tienes ¡el medio autito! Yo estaría feliz- le dijo Diego
Y Roberto le respondió llorando:
Lo que pasa es que acabo de ver a mi mujer pasar en un scooter.







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED