HUMOR

Otros...


Yendo de viaje por la carretera, paré en una gasolinera para cargar combustible y aproveché para entrar al baño.
El primer retrete estaba ocupado, y pasé al siguiente. En cuanto me senté en la taza, el señor de al lado dijo:
Hola, ¿qué haces?
No acostumbro platicar con desconocidos y menos en el baño, pero mi calidad de viajero incógnito me animó a contestar:
Pues aquí, de viaje hacia el norte.
¿Y se puede saber de qué se trata? Preguntó el señor de al lado.
Sí, claro, contesté un poco forzado. No es ningún secreto, voy a
Monterrey.
Supongo que andas detrás de algún buen negocio, dijo el señor con seguridad.
Sí, bueno, contesté totalmente arrepentido de haber dado pie a esta conversación, eso espero ya que las posibilidades no son malas.
¿Sabes qué?, respondió enojado el señor, luego te hablo, aquí al lado hay un idiota que responde a todo lo que te pregunto.
MORALEJA:
Limítense a hacer lo que corresponde de acuerdo al lugar en donde está: Si va a la mesa, coma.
Si va a la cama, duerma.
Y si va al baño...¡No hable!




En un parque de la ciudad había dos estatuas, una de un hombre y la otra de una mujer. Las estatuas estaban una en frente de la otra por muchos años. Una mañana se apareció un ángel y les dijo:
Por haberles dado tanto placer a la gente de esta ciudad, les voy a conceder que vivan como seres humanos por 30 minutos para que hagan lo que ustedes quieran.
Y con esas palabras las estatuas se convirtieron en seres humanos. Se miraron, se sonrieron e inmediatamente corrieron hacia unos arbustos cercanos y se ocultaron entre las matas. El ángel se sonrió mientras oía risas y ruidos de las hojas y ramas quebrándose. Después de quince minutos salieron las estatuas, contentas y sonrientes. Algo sorprendido, el ángel mira su reloj y les dice:
Todavía les quedan quince minutos.
¿No les gustaría continuar?
La estatua macho le pregunta a la estatua hembra:
¿Quieres hacerlo otra vez?
Sonriendo, la estatua hembra le dice:
¡Sí, pero esta vez tu sostienes a la paloma mientras yo me le cago en la cabeza!




Un chileno llega a Nueva York y cuando se le acaban los cigarrillos, va a la bodega de la esquina.
Sin saber inglés, con señas describe lo que quiere y trata de pronunciar. "Malboro".
La chica de la bodega se agacha a buscar los cigarrillos debajo del counter.. y se le escapa un "pedo".
Como si nada se levanta y pone el paquete en el mostrador y le dice: "Two fifty".
El chileno indignado le contesta... "tu fifty...??
Tai' más Tonta...!!!!, la del peo "Fifty tú...... !!!"











Un hombre prende fuego a su chaqueta al encender un cigarrillo,
inmediatamente el mecánico de un taller de coches se quita el pantalón y empieza a dar con él sobre las llamas del pobre desgraciado.
Por favor, déjeme quemar.
Ni lo piense hombre, yo le ayudo.
¡No! ¡No! ¡Déjeme quemar por favor!
Que no hombre, que yo le salvo.
Pues por lo menos, saque la llave inglesa del bolsillo del pantalón.



Llega un tipo a una oficina del gobierno pidiendo trabajo. Se entrevista con el Jefe de Recursos Humanos y durante la entrevista se le escapa que carece de ombligo.
No importa, responde el entrevistador.
El tipo piensa que no ha debido decirlo y dice apresuradamente:
Pero soy una persona muy capaz.
El entrevistador responde:
Mire amigo el no tener ombligo no es impedimento para trabajar, es más, esta usted contratado.
Excelente, ¿cuál es el horario de trabajo?
El horario es de 8 a 5, pero usted puede llegar a las 9 de la mañana. El tipo piensa que por no tener ombligo lo están considerando un
minusválido, se molesta un poco y dice:
Yo ya le dije que no tengo ombligo pero capacidad sí la tengo.
Sí, ya sé amigo, pero como en esta oficina se rascan el ombligo de 8 a 9, no tiene caso que llegue tan temprano.







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED